Haciendo (¿de cuenta?)

Esta vez no existe margen para la duda. Los nuevos carteles amarillos dispuestos en la vía pública también figuran en el sitio web del Gobierno de la Ciudad, como material de la campaña “Haciendo Buenos Aires”, y la foto que ilustra este post coincide con la cuarta captura publicada en la página oficial.

Mi comentario es el mismo que el de un año atrás. Lo transcribo con algunos matices en función del contexto actual:

Estaría bueno que, antes de lanzar una campaña gráfica en la calle, los publicistas contratados por el PRO* consultaran algún manual de lengua castellana.

Por lo pronto, construcciones como “estamos haciendo que nadie los lastime (a los árboles)” o “hagamos que todos nos manejemos mejor” están más cerca de una mala traducción literal del inglés que de la aplicación correcta de nuestra gramática. De hecho, el “hagamos que” es una localización (anglifiquémosnos del todo, ya que estamos) del clásico “let us” o “let’s”. Desde este punto de vista, “hagamos que todos nos manejemos mejor” equivaldría entonces a “let´s drive/behave better”.

Dicho sea de paso, en un cartel que reza “estamos haciendo que haya menos baches”, convendría que la frase siguiente fuera “hagamos que todos manejemos mejor”, sin el “nos” redundante. También dicho de paso, la decisión de asociar una acción positiva (en estos casos plasmada en el verbo “hacer”) a una subordinada negativa (a partir de la palabra “menos” en el caso de “estamos haciendo que haya menos baches” o de la palabra “nadie” en el caso de “hagamos que nadie los lastime” o “hagamos que nadie tire los papeles al piso“) contraviene las reglas más básicas de la lógica discursiva.

Foto tomada ayer jueves con celular en pleno centro porteño, sobre Leandro Alem a la altura de Paraguay

En otras palabras, suena por lo menos rebuscado “hacer para que nadie haga” (tal o cual cosa) o “hacer para que haya menos” (tal o cual cosa). En términos matemáticos, estas construcciones remiten a esa combinación +- que en definitiva remite a la noción de 0 (cero).

Nuestro español nos ofrece alternativas mucho más directas y contundentes para decir lo primero (bendito sea el verbo impedir) y lo segundo (benditos sean los verbos reducir o disminuir). Pero, claro, probablemente los cráneos publicitarios responsables de esta campaña hayan pensado que los verbos impedir, reducir, disminuir van en contra de la imagen PRO, y por lo tanto deben ser erradicados del campo lexical utilizado por el partido gobernante.

Este mismo razonamiento se esconde detrás de la insistencia en el hacer. En un hacer aseverativo y continuo o, sigamos anglificándonos, non-stop (“estamos haciendo”) y un hacer imperativo (“hagamos”), en ambos casos inclusivos/participativos (por eso el uso de la segunda persona del plural) para que ningún malintencionado denuncie la falta de espíritu democrático.

El problema es que algún malintencionado podría sugerir que, en realidad, la expresión “hagamos que” es la versión elíptica de una expresión autóctona y auténtica: “hagamos de cuenta que”. De hecho, alguna mente intrigante podría reemplazar el subjuntivo por el indicativo, y revelar la verdadera intención de las leyendas inscriptas en los carteles amarillos: “hagamos de cuenta que todos (nos) manejamos mejor” o “hagamos de cuenta que nadie tira los papeles en el piso” o “hagamos de cuenta que nadie los lastima (a los árboles)”.

Ante este riesgo, cuesta creer en la pertinencia y efectividad de una campaña cuyo texto pretendidamente coloquial, canchero, ¿cosmopolita? termina convirtiéndose en ejemplo de gran desatino gramatical… y comunicacional.

——————————————
* Comentario al margen: recién ahora reparo en la desaparición del sitio web que el partido de Mauricio Macri había montado durante la campaña pre-electoral, y cuyo link era http://www.ciudadpro.com/.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

12 thoughts on “Haciendo (¿de cuenta?)

  1. Me gusta la idea de remarcar que, aunque el/los gobierno/s hagan cosas, para modificarlas realmente y mantenerlas en el tiempo se necesita la colaboración y el compromiso por parte de los ciudadanos. Pero el lenguaje utilizado es…ESPANTOSO. Una demostración de ignorancia que requeriría de nuevos carteles, estos de nosotros los ciudadanos hacia ellos los políticos y funcionarios, pidiendo un mejor conocimiento y uso del castellano.
    Saludos.

  2. Excelente entrada María. Me mataste no sólo con la gramática, sino además con la matemática, jajajaja…

    Hagamos (de cuenta) que te estoy abrazando 😉

  3. Coincido totalmente, Laura. No sólo cabe remarcar la necesidad de que la ciudadanía se comprometa y colabore. También cabe recordar lo que nunca me canso de señalar: que nuestra dirigencia no nace de un repollo; los defectos que le encontramos suelen reflejar los defectos de toda una sociedad. En este caso habrá que asumir que, en general, los argentinos no nos destacamos por manejar bien el idioma. De hecho, estamos empobreciéndolo cada vez más.

    ¡Pati @-;–! Me hiciste reír con tu abrazo (simulado). 😛

    Un saludo a ambas.

  4. Hola spectatrice
    Excelente análisis. Confieso que lo que más me molestó de la nueva campaña fue el cambio de imagen corporativa y de ¨slogan¨(por decirlo de alguna manera). Cada nuevo gobierno de la ciudad reinventa su imagen y arranca de cero, como si hubiera nacido de gajo.
    Ibarra fue, creo, el primero que encaró el tema de manera general (con el famoso ¨GobBsAs¨ y la implementación de la guarda naranja). Luego, en su cuarto de hora de gloria Telerman lanzó el enigmático ¨Actitud Buenos Aires¨ que agregó al existente GobBsAs. Macri fue aún más creativo, tiró por la borda todo lo anterior y lanzó el ingenioso ¨Haciendo Buenos Aires¨, que será enviado al tacho de basura por nuestro próximo jefe de gobierno que tendrá sin duda una idea aún mejor.

  5. ¡Gracias por la corrección, Germán!

    Rinconete, es cierto que molesta el recurrente cambio de imagen “corporativa” (suena feíto pero es así). Me gustaría saber cuánto dinero se invierte en estas movidas institucionales en general, y cuánto en esta campaña -“Haciendo Buenos Aires- en particular.

    Un saludo a ambos.

  6. En realidad lo que me molesta no es tanto la cantidad de recursos invertidos, probablemente insignificante dentro del gasto total, sino el ¨paradigma fundacional¨. Cada gobierno que llega inicia una nueva era. No hay pasado, solo un futuro promisorio que construir.
    El problema es que la realidad es menos generosa y los períodos solo duran cuatro años y no mil. Así en la ciudad se van juntando las diferentes capas geológicas de imágenes brillantes y slogans ingeniosos.

  7. Cierta vez leí en la calle, un graffiti que rezaba: POR UNA MEJOR EDUCASION (sic).
    Y me detuve a reflexionar.
    La primera reacción fue, obviamente, pensar en lo burro que era quien lo escribió.
    Pero después, en una vuelta de tuerca, mi sentir se inclinó por vislumbrar cierta coherencia. Esto es, la persona que lo escribió, al hacer patente su ignorancia en ortografía, daba más fuerza a su reclamo y lo convertía en un pedido de auxilio existencial. O sea, el tipo gritaba su desazón y reclamaba que lo instruyeran, dando una prueba patente de su deficit educacional.

    Tambipen me vino a la memoria la escena de la peli “La vida de Brian”, cuando el legionario romano en lugar de reprimir por la fuerza a unos resistentes judíos que pintaban una pared contra el imperio, opta por corregir una palabra mal usada y obliga al desdichado a escribirla correctamente, en una forma pedagógica/opresiva.

    Un mimo para vos (no, tipo Marcel Marceau no, de los otros)

  8. Sabes, a mi me causo gracia al principio, cuando el primer cartel, era simplemente la letra H grande con el fondo amarillo…
    No lo asocie con el de “Hagamos”, sino con la nueva linea “H” del subte, que casualmente esta identificado con el color amarillo 😛
    Porque no usan este refran: “Hagamos para que otros hagan menos. Asi cuando intenten hacerlo, terminan haciendo nada, que en definitiva es lo que realmente estan queriendo hacer” (cuac)

    Salute!

  9. Nico me pasó lo mismo cuando solo era la H… “tanta historia por el subte” .. pensé
    Excelente POST Spectatrice !

  10. Hola.
    Aunque disiento profundamente del actual gobierno de nuestra ciudad, lamento decirte que, en primer lugar, la gramática de los afiches es correcta. “Hacer que pase algo” no es un anglicismo. A propósito, nunca dijiste de dónde habías tomado esa información para este artículo. En segundo lugar, es evidente que lo que intentan hacer es acercarse al modo de hablar de la mayoría de las personas, que no es el tuyo ni el mío. En tercer lugar, “hacer de cuenta” no es una expresión correcta. En su lugar, debería utilizarse “hacer cuenta de que”. Por último… respecto de los términos matemáticos, estaría bueno conocer algo de matemática, en lugar de relacionarla inmediatamente, y “ad hoc”, por supuesto, con un argumento, o mejor dicho, con cualquier argumento.
    Saludos.
    Marina

  11. Mis respuestas a tu comentario, Marina.

    1.- En ningún momento escribí que la expresión “hacer que pase algo” fuera incorrecta. Sí, en cambio, escribí que el modo en que la expresión está conjugada ( “hagamos que” ) está más cerca de una mala traducción literal del inglés ( “let’s” ).

    2.- El post es de producción propia. Podés acceder a la información de los carteles aludidos en el link correspondiente. En cuanto a los argumentos sobre lingüística y matemática, parten de conocimientos también propios que podés corroborar en cualquier manual de lengua española y de álgebra.

    3.- Rara vez escucho a la gente decir frases como “hagamos que haya menos cosas” o “hagamos que nadie haga tal cosa”. En todo caso la expresión “hacer de cuenta” es verdaderamente coloquial y, dicho sea de paso, también es correcta. De hecho, podés encontrarla en el Diccionario de la Real Academia Española, cuya definición aparece publicada aquí y que transcribo a continuación: “figurarse o dar por supuesto”.

    4.- La referencia matemática es básica. ¿Quizás la entiendas mejor en la ecuación +1-1=0? Tendrías que imaginar al +1 como equivalente al hacer (en términos positivos), al -1 como equivalente a la palabra “menos” o “nadie” (en términos negativos) y al 0 como un resultado nulo. No es algo muy complicado.

    Un saludo.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s