El ojo

La spectatrice puede escribir poco con un solo ojoPor favor, a no confundirse. El título de este post no anuncia una reseña de la inquietante película de Danny Pang y Oxide Pang Chun. No, señorrr.

El título de este post anuncia a la flamante víctima de cierta tradición personal que -atención amantes de los misterios psi– año tras año insisto en renovar, y que consiste en protagonizar los accidentes más insólitos (pensándolo mejor, son insólitas las consecuencias de estos accidentes, y no tanto los accidentes en sí).

En 2007 supe fracturarme el pie izquierdo… por estrés. Ahora, en pleno 2008, voy por más y consigo lesionarme la córnea del ojo derecho justo cuando… me acuesto en la cama para dormir. ¡No cualquiera!

El chiste me impedirá trabajar con la computadora por unos días. Así que, por unos (poquitos) días, éste será el último post de Espectadores.

Hasta la vuelta o, nunca más oportuna la expresión, hasta la vista. 😉