In treatment

In treatment o En tratamientoBasta con mirar un solo capítulo para engancharse con In treatment, serie que HBO estrenó el lunes pasado en la televisión premium local y que nos convierte en testigos de distinas sesiones psicoterapéuticas. La propuesta es altamente recomendable, en parte porque prueba que el despliegue de una gran parafernalia no es un factor imprescindible de calidad; en parte porque nos reconcilia con el -a esta altura trillado- relato en tiempo real*.

La clave del éxito está en los guiones bien cuidados que recrean caracteres, neurosis, intervenciones -en síntesis «situaciones de diván»- de manera creíble y atrapante, y que sortean las limitaciones de un contexto más acorde a la experiencia teatral que a la catódica: acción acotada a un solo espacio, escasos exteriores, pocos personajes, bastante parlamento.

El título es lo suficientemente explícito como para anunciar el proceso, eventualmente el progreso, que presenciaremos (además de duración, sugiere la frecuencia de las citas o las entrevistas que conforman el tratamiento). Al mismo tiempo, es lo suficientemente ambiguo como para deslizar la sospecha de que los pacientes no son los únicos que necesitan ayuda profesional.

Después de todo, a diferencia de lo que sucedía en las autóctonas Vulnerables y Locas de amor, aquí el gran protagonista es el médico. De hecho, el Dr. Paul Weston es el más afectado por lo que sucede en terapia, y el que más procesará (¿progresará?) a medida que los episodios/las sesiones avancen.

A Gabriel Byrne le sienta bien el rol protagónico, quizás porque este actor maneja con soltura sus dos facetas: la del tipo cerebral, taciturno, insondable, y la del tipo sanguíneo, impulsivo, colérico. En vez de «physique du rôle», podríamos hablar de «esprit du rôle», y de paso especular con una posible versión aggiornada -libre de monstruosidades- del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

Antes de terminar, tres datos interesantes para los espectadores curiosos. El primero: a diferencia de otras producciones de HBO, ésta no es estrictamente original sino que es una adaptación de la serie israelí Be ‘Tipul. El segundo: uno de los productores y ocasionales directores de este proyecto es Rodrigo García, hijo de don Gabriel y realizador con trayectoria cinematográfica y televisiva. El tercero: además de Byrne, Dianne Wiest es el otro nombre famoso que integra el elenco y que -oh casualidad- también patea para el equipo psi.

__________________________________________________
* Cada capítulo de la serie dura lo que dura una sesión. De ahí que el cronograma de emisión (media hora, todos los días de lunes a viernes) coincide con los tiempos que un psiquiatra les dedica a sus pacientes.