Iris

IrisCinco años antes de dirigir Escándalo, Richard Eyre adaptó otra novela basada en un caso real (en esta ocasión, A memoir and elegy for Iris de John Bayley) y también convocó a Judi Dench para co-protagonizarla (en esta ocasión con Kate Winslet). En comparación con su sucesora, Iris es una película más equilibrada ya que no existen desniveles entre los personajes y las actuaciones, y quizás más conmovedora porque relata el descenso a ese infierno llamado “mal de Alzheimer“.

Probablemente éste sea uno de los films que mejor describen las implicancias de la demencia senil, tanto para quienes la padecen como para el entorno que asiste al enfermo. Sin golpes bajos pero también sin el velo edulcorado que distinguió por ejemplo a El hijo de la novia, Eyre recrea los síntomas más típicos de la enfermedad de un modo casi pedagógico (incluso muestra imágenes de un tomógrafo que revelan el daño causado a nivel cerebral).

Por otra parte, el hecho de que la protagonista sea escritora permite transmitir con mayor contundencia el sufrimiento que supone la pérdida del lenguaje. También confirma la hipótesis de que -sin el lenguaje- las personas no podemos razonar, recordar, proyectar, en suma, ser.

Dench y Jim Broadbent recrean la sorpresa, la angustia, el dolor, el desconsuelo asociados a este cuadro de enajenación. La mirada de ella refleja la nada que se apodera de la mente de su personaje enfermo; los cambios de registro vocal en él expresan las sensaciones de impotencia, enojo, pena que conviven en el corazón de un esposo superado por la situación.

Aún a pesar del protagonismo acordado al mal de Alzheimer, Iris no deja de contar una historia de amor. Atención: una historia poco convencional, alejada de cualquier estereotipo idílico, y en cambio marcada por distintos tipos de desencuentros (entre ellos, el último provocado por la enfermedad).

Winslet y Hugh Bonneville son los encargados de representar a la pareja protagónica en sus años mozos, y de explorar los altibajos que volverán a reeditarse décadas más tarde, como un acecho del pasado. Nadie mejor para interpretar la versión joven de Dench y Broadbent (Iris y John, en realidad).

Por algún motivo, esta otra película de Richard Eyre tardó dos años en llegar a la Argentina, retraso que acortó la distancia temporal con su sucesora. Ahora, ambas se encuentran editadas en video/DVD al alcance de la mano de los espectadores curiosos, y listas para enfrentar a quienes sucumben ante las (siempre arbitrarias y cuestionables) comparaciones cinematográficas.

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 thoughts on “Iris

  1. uy, le empecé a ver y me encantó…pero tuve que dejarla a mitad de camino.
    Está en la larga lista de pendientes!!
    besos

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s