Sentido del humor

Banner capturado en la homepage de Clarin.com, el viernes 4 de abrilMe pregunto si la picardía publicitaria como la que Clarín/Ciudad explota/n para publicitar el recital de Seal en Argentina me causó gracia alguna vez. Imagino que no. Es más: imagino que en tiempos de mayor inmadurez y vehemencia habría interpretado el título de esta promoción como síntoma de una mentalidad racista, xenófoba, discriminatoria.

A esta altura, no creo que el desacierto llegue a tanto. En última instancia prefiero recordar que vivo en una sociedad especialmente sensible a ciertas portaciones de cara, y reservar los términos «discriminación» y «xenofobia» para denunciar inconductas más graves.

A grandes rasgos, las hipótesis son entonces dos: o bien nuestros creativos honran cada vez menos a su profesión y más a la tilinguería encargada de afianzar la imagen negativa que los argentinos forjamos for export. O bien, Dios me libre y me guarde, me falla el sentido del humor.