El caimán

El caimánConviene que los interesados en alquilar El caimán conozcan algo de la política italiana actual (o al menos sepan quién es Silvio Berlusconi) y que estén familiarizado con el cine de Nanni Moretti, en general verborrágico e irónico, siempre “tanísimo”. De lo contrario, la película corre riesgos de provocar indiferencia o saturación.

A grosso modo, Moretti trabaja con dos niveles narrativos. En el primero, asistimos a las desventuras de Bruno Bonomo, productor cinematográfico venido a menos y ahora embarcado en la concreción de un film escrito y dirigido por una novata. En el segundo, nos asomamos al contenido de dicho film: una recreación de las actividades empresarias, mediáticas, dirigenciales del mencionado Berlusconi.

La combinación entre ambos planos permite que el realizador vaya más allá del alegato contra una figura pública tan influyente como controvertida (una mezcla de nuestro ex zar mediático Alejandro Romay y nuestro ex Presidente Carlos Menem), y presente un retrato social, idiosincrático. De ahí la apariencia de gran mural que por momentos adquiere el largometraje: un mural que muestra a la Italia insertada en la Unión Europea, a la Italia con reminiscencias fascistas, a la Italia cuyas variadas contradicciones se parecen a las que padecemos -y nunca resolvemos- sus hijos dilectos.

Por otra parte, El caimán también tiene un indisimulado costado autorreferencial. De hecho, Moretti es cineasta, y muestra las dificultades de hacer cine en su país (hasta se permite actuar como personaje secundarísimo). Moretti tiene un pensamiento de izquierda, y parte de ciertas convicciones ideológicas para criticar a Berlusconi, a la política neoliberal y a sus seguidores. Moretti es hombre y alude a ciertas taras machistas presentes en la mayoría de sus compatriotas varones.

Por momentos, da la sensación de que esta propuesta responde básicamente a la necesidad del realizador de expresar su contrariedad, su vergüenza, su desesperación como ciudadano. De ahí que, por momentos, el film resulte apresurado, improvisado, desprolijo, con un desarrollo que no termina de enganchar y un cierre que no termina de cerrar.

Aún así, El caimán tiene su encanto. Sabrán encontrarlo los interesados en la política italiana actual, los seguidores del inconfundible Moretti, y por supuesto quienes desconfían del magnate Berlusconi.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

4 thoughts on “El caimán

  1. Pensé que era una peli tipo “Tiburón” o “Cocodrilo”.
    Nunca ves de esas?

    Anoche vi “Pahtfinder” (Conquistadores, bah… la traducción sería “Buscacaminos”). Buena idea, buena realización, mala actuación, muchos lugares comunes.
    Menos mal que la birra fue gratis.
    Un beso.

  2. Jajaja. Menos mal, Ade. 😉
    PD. ¡Veo todo tipo de películas! Hace tiempo, en otro blog, le dediqué un post-homenaje a Tiburón. Incluso en Espectadores sugerí que le entregaran un Oscar al famoso escualo. 😛
    Un beso para vos.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s