Crítica de la Argentina

Tapa de Critica de la Argentina. Edición del miércoles 5 de marzoPasaron dos meses desde la publicación de una breve reseña sobre la edición digital de Crítica de la Argentina, y cuatro días desde el lanzamiento de la versión impresa. Ya era hora de comentar las características del nuevo emprendimiento periodístico dirigido por Jorge Lanata. Las observaciones principales, a continuación.

Versión online
1.- El diseño del sitio dejó de parecerse al sitio de Clarín y el logo se despidió de la mósca/tábano/moscardón de la polémica (ahora la mósca/tábano/moscardón de la polémica se posa de manera aleatoria en las páginas web). Sin dudas, el mayor elemento distintivo de Crítica Digital respecto de sus pares es el espacio Crítica en vivo ubicado en el pie de página de la homepage, y destinado a mostrar «cómo se va haciendo el diario nota por nota». Asimismo cabe destacar la posibilidad de acceder a los ejemplares impresos en versión PDF.
 
Por lo demás, el sitio cuenta con las mismas «novedades» que sus pares, es decir, artículos abiertos al comentario de los lectores, listado de blogs propios y ajenos, encuestas online, difusión de videos, espacio reservado para el llamado «periodismo ciudadano».

Versión impresa
2
.- Desde el punto de vista de la diagramación, la tapa tiene algo de Página/12 (la noticia principal ocupa un primer plano central); en cambio por la tipografía utilizada el interior se parece más a El Cronista Comercial o Ámbito Financiero.

3.- Los títulos también conservan la intención humorística (juegos de palabras, referencias cinematográficas, literarias o televisivas) de Página/12, y el contenido le escapa a la solemnidad/formalidad cada vez que puede. Da la sensación de que Lanata quiere explotar el estilo décontracté que caracterizó a sus programas de radio y TV. Prueba de ello es el pequeño recuadro publicado el miércoles pasado, con una crónica sobre las incursiones al baño de los redactores, editores, diseñadores, fotógrafos del periódico.

4.- Por momentos, Crítica de la Argentina parece inspirado en la revista Noticias de la editorial Perfil. Por lo pronto, existe esa rara combinación entre notas de investigación interesantes -al menos polémicas o promocionadas como primicias de un periodismo en principio independiente- y artículos pretendidamente piolas pero en definitiva tilingos, por ejemplo la columna donde Margarita Ríos cuenta su encuentro con Boris Izaguirre, finalista del Premio Planeta, en función de lo que -se supone- significa tener un amigo gay (ver anteúltima página de la edición del 5/3).

A priori, da la sensación de que Lanata estuviera fontevecchizándose. De ser esto cierto, Dios revierta tan lamentable transformación.