Los más indigestos

Poco estudiado/explicado por los científicos, el fenómeno de indigestión cinematográfica no se circunscribe a una cantidad precisa de películas; también atañe a determinados actores. Por eso la consigna de hoy consiste en elaborar una lista de aquellos rostros que -con o sin justificación contundente- nos provocan malestar apenas los distinguimos en pantalla. Como siempre en estos casos, están invitados a aportar su propia tabla de elegidos.

De izquierda a derecha, y de arriba hacia abajo Roberto Benigni, Rowan Atkinson, Pierre Richard, Adam Sandler, Chevy Chase, Harrison Ford, Tom Hanks, John Wayne, Jennifer López, Mia Farrow, Dakota Fanning y Moro Anghileri

Como agregado, me permito aclarar que los siguientes actores también pertenecieron a mi lista de indigestos, hasta que algún largometraje los rescató de tal consideración y los reivindicó, al menos por un rato.

Tom Cruise, Jim Carrey, Richard Gere, Renée Zellweger y Gastón Pauls se salvaron por un pelito

A Tom Cruise lo salvaron -por etapas- Rain man, Ojos bien cerrados y su participación en Austin Powers in Goldmember. Por su parte, Jim Carrey se redimió para siempre después de encarnar a Joel Barish en la originalísima Eterno Resplandor de una muerte sin recuerdos (¡gracias Michel Gondry!). En cuanto a Richard Gere, uno aprende a digerirlo tras constatar su tenacidad (podríamos hablar de temeridad) en el musical Chicago

Qué decir de Renée… A pesar de los bodrios en su haber, resulta imposible criticarla después de su Brigitte Jones. Y por último, Gastón Pauls también merece un changüí en nombre de Nueve Reinas y de Iluminados por el fuego.