TV suprema

Ni cine ni teatro ni música ni literatura. ¡TV!Desde hace algunos días, los posts más leídos de Espectadores corresponden -casi todos- a programas de televisión. En términos de cantidad, existe un empate técnico entre las reseñas dedicadas a propuestas autóctonas y las reseñas sobre producciones anglosajonas emitidas por canales pagos: cuatro a cuatro es el resultado*. En términos de preferencia, la programación local sale beneficiada con los dos primeros puestos: el número 1 para Lalola y el número 2 para Son de fierro.

A las popularísimas series de América y Canal 13 les siguen dos propuestas made in USA tan antagónicas como La familia Ingalls y The L word. Ésta no es la única pareja de polos opuestos: de hecho, la hace poco estrenada Ugly Betty contrasta con la «veterana» -por lo pronto se trata de una reposición- As if.

Otra reposición exitosa es Sos mi vida (aprovechando la inercia del verano, el mencionado Canal 13 está retransmitiendo la telenovela protagonizada por Natalia Oreiro y Facundo Arana). Al post correspondiente lo visitan desde países lejanos; entre ellos Alemania, Grecia, Turquía, Rusia, Rumania e Israel.

No hay vuelta que darle. La supremacía de la caja boba se refleja incluso en una caja de resonancia tan pequeña como este blog.

—————————————-
* Algún espíritu quisquilloso podrá señalar que, en realidad, uno de los programas autóctonos es una adaptación o «localización» de una exitosa serie norteamericana. Me refiero a Ama de casas desesperadas.