La colifata

Conmovida por el primer contacto que tuve con La colifata, el sábado pasado me armé de coraje y viajé hasta el Hospital Interdisciplinario Psicoasistencial Dr. José T. Borda para reecontrarme con los pacientes y no pacientes hacedores de este admirable -y saludable- proyecto de radiodifusión. En contraste con la experiencia excepcional que tuvo lugar hace casi un mes (excepcional porque la emisora transmitió desde la Plaza de los Dos Congresos), esta vez tuve oportunidad de ver a “los colifatos” -así se hacen llamar- en su propia salsa, desde su lugar, puertas adentro.

El Borda, desde afuera

Hace falta coraje para ir al Borda. De hecho, para la mayoría de los porteños, este nombre propio se encuentra intrínsicamente ligado a la versión más oscura, siniestra, temible de los llamados “loqueros” o “manicomios”. Exclusión, encierro, enajenación, miseria, maltrato, promiscuidad son algunas de las palabras que enseguida nos arrinconan y acobardan. 

Por si esto fuera poco, los espíritus cinéfilos grabamos en nuestras retinas las escenas de Hombre mirando al sudeste, que Eliseo Subiela rodó en pabellones y senderos del gran predio ubicado sobre la calle Dr. Ramón Carrillo al 300. Cuesta entonces olvidar aquellas imágenes filmadas en 1986 así como ignorar que desde ese año -aún en plena recuperación democrática– ningún Gobierno se ocupó de mejorar las condiciones de internación de los enfermos mentales.

Ingresar al Borda, transitar su parque descuidado, sortear los escombros acumulados, descubrir las construcciones deterioradas, percibir olores delatores de abandono y suciedad, cruzarse con pacientes alejados de la mano de Dios provocan una mezcla de pena, impotencia e indignación difícil de manejar. Por suerte hay quienes poseen la osadía, la lucidez, la fortaleza, la constancia necesarias para convertir el peor de los contextos en un marco digno para la creatividad, la comunicación y la solidaridad.

El Borda, una vez adentro

La gente de La colifata transmite desde un pequeño “cubículo” de cemento reconocible por un colorido mural. Bastan una consola rudimentaria montada sobre una camilla, una notebook, una antena improvisada y dos micrófonos para que la programación salga al aire todos los sábados, entre las 14.30 hs y las 19.30 hs aproximadamente, por FM 100.1.

Coordinados por Alfredo Olivera y un grupo de colaboradores, los conductores de cada propuesta (El fogonero, Acuse de recibo, Momento boliviano son los nombres de algunos micros) respetan los tiempos propios y ajenos, y saben lidiar con la intervención directa del público presente y, en diferido por cuestiones técnicas, con los mensajes de los oyentes. Mural de la construcción desde donde transmite La ColifataDicho de otro modo, aquí no existen locutores divos, ni exigencias de rating, ni interrupciones publicitarias.

Esencialmente, éste es un espacio de reflexión, de interacción, de comunión que rompe con las dicotomías adentro-afuera; locura-cordura; enfermedad-salud. Para algunos, éste es también una suerte de refugio capaz de albergar, difundir y alentar el proyecto de una sociedad integradora, protectora, verdaderamente sanadora.

———————————-
Nota al margen
Éste es un párrafo especial dedicado a Manu Chao, amigo de La colifata, que se acercó a las instalaciones de la radio el sábado antepasado. Lamento enormemente haberme perdido ese (re)encuentro que -¡justo!- coincidió con el recital de The Police en River. Quienes quieran saber más sobre lo sucedido, por favor lean el cable que la Agencia Nova publicó acá

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

9 thoughts on “La colifata

  1. Había escuchado alguna vez a Lalo Mir hablar de La Colifata. Hace un año, estando en Alemania, la radio nacional “Deutschland Funk” transmitió un programa sobre este proyecto.

    El periodista estuvo reunido con ellos y transmitieron unos cuantos minutos del programa. Llamaba la atención cuando los entrevistados daban su opinión sobre diversos temas: política, familia, sociedad, su situación personal antes, durante y después de la internación… Quedamos muy conmovidos. Nos preguntamos quiénes son los que están afuera. Quiénes quedan adentro.

    Un abrazo!

  2. Como Manu Chao, Lalo Mir es otro amigo de La colifata. Es bueno saber que esa re-transmisión haya llegado hasta Alemania, Ceci.

    Creo que proyectos como éste justamente valen por su capacidad para romper muros y construir puentes. De ahí la importancia de darlos a conocer, de difundirlos.
    Coincido con tus palabras finales. Es cierto que, ante experiencias como ésta, los límites entre adentro-afuera, locura-cordura, indiferencia-lucidez se vuelven bastante difusos. 🙄
    ¡Un abrazo!

  3. Mi vieja, psicoanalista, laburó algunos años en el Borda, así que en mi infancia fui varias veces. Siempre estuve del lado de los “locos pintorescos”, digamos, y no de los pacientes más complejos. Cada vez que iba me llamaba la atención una enorme edificación inconclusa que, me decían entonces, estaba así desde el primer peronismo.

    Hace unos años, mientras estudiaba periodismo, volví. Jugamos un partido de fútbol contra algunos de los pacientes y después comimos unas hamburguesas a la parrilla. La pasamos muy bien, nos cagamos de risa y ganamos, aunque ahí nomás. Recuerdo a un tipo grandote, con un físico tipo De Niro en Cabo de Miedo, que jugaba bárbaro. Su aspecto de “serial killer” era sólo eso, una apariencia: era muy divertido y cantaba muy bien en inglés, air guitar incluida.

    Ahora no estoy muy al tanto de lo que ocurre en el Borda, pero es cierto lo que decís: aún persiste una mirada antigua, que se plantea los “loqueros” o “manicomios” como lugares lúgubres donde están los diferentes. Que, en realidad, no son muy diferentes a nosotros. La Colifata es una muy buena experiencia en este sentido.

    Saludos

  4. Andrés, me gustó mucho tu comment, sobre todo la anécdota del picadito de fútbol.
    Hoy el Borda parece un lugar detenido en el tiempo, más precisamente en los años del primer peronismo que mencionás. La sensación de anacronismo se percibe en más de un sentido; de ahí que uno tenga la sensación de ingresar a una dimensión desconocida. Y sin embargo, como bien decís, quienes viven adentro no son muy diferentes de quienes vivimos afuera.
    Un saludo.

  5. es verdad la palabra borda suena a todo eso que describen en los mensajes anteriores; yo había pasado de chica no se a que y ahora volví el 01-12-07 cuando estuvo manu chao fuimos con mi marido a escuchar el programa , pensamos que iba a ser algo a lo lejos y que no íbamos a ver a nadie y resulto todo lo contrario estuvimos presenciando el programa con los internos que todos participaron y fue lo mas igual hasta ahora no se donde meterme para ver lo ocurrido ese día que estuvo buenisimooooo!!!!!!! quiero ayudar pero no se de que manera porque desde ese día quedamos flasheados

  6. Julieta, si hacés clic acá, podrás leer un artículo sobre lo ocurrido el sábado 1° de diciembre en las instalaciones de la Colifata. En cuanto a cómo ayudar, los hacedores del proyecto -pacientes y no pacientes- suelen pedir que los interesados vayan con cierta frecuencia a visitarlos, para colaborar con lo que haga falta.

    Habitualmente, los oyentes presenciales tenemos la posibilidad de inscribirnos en una lista y de aclarar cuál es nuestra profesión. De esta manera, demostramos nuestra disponibilidad en caso de que se necesite algo relacionado con lo que sabemos hacer.

    Ojalá la info te sirva. Saludos.

  7. exitos a todos los que hacen que la colifata siga en pie,AGUANTE.
    sigan dando luz ,son geniales y hacen mucho bien .les tengo un gran cariño ,una argentina desde españa, un abrazo y un beso de Berny

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s