En otro lado

La Universidad de las Madres, auspiciante del Congreso de Salud mental y DD HHAyer sábado 17 de noviembre tuvo lugar en la Plaza de los Dos Congresos de la ciudad de Buenos Aires la tercera jornada del VI Congreso Internacional de Salud Mental y Derechos Humanos, que contó con el apoyo de la Universidad de las Madres Plaza de Mayo. Como suele sueceder en estos casos, el evento fue prácticamente ignorado por los grandes medios de comunicación. En cambio, Espectadores estuvo allí para sumarse a la propuesta, y sobre todo para asistir a la programación en vivo de La colifata, radio hecha a pulmón por pacientes y no pacientes del Borda.

En términos periodísticos, ésta podría ser la cabeza noticiosa más o menos convencional para un artículo que pretende convertirse en crónica de lo sucedido. Sin embargo, limitarse a una descripción “objetiva” (si existe tal cosa) de lo visto y oído corre el riesgo de negar la esencia de una experiencia fundamentalmente conmovedora.

Cuando hablamos de salud mental indefectiblemente hablamos de locura, de marginación, de encierro. Con y sin fundamento médico y legal, los neuróticos nos hemos arreglado para hacer las distinciones necesarias y quedar a salvo de definiciones, clasificaciones, diagnósticos y pronósticos que conducen a la estigmatización, a la condena, al aislamiento, al castigo, al sufrimiento.

Los locos son siempre los otros. Aquéllos que piensan, hablan, caminan raro. Aquéllos que deliran, desvarían, alucinan. Aquéllos que atentan contra -o impiden- el funcionamiento “normal” de nuestra sociedad. Aquéllos que ponen en peligro nuestro modelo de ser humano equilibrado, lúcido, integrado con su entorno. Aquéllos que causan rechazo, miedo, vergüenza. Aquéllos que conviene no ver, no conocer, no tratar, ni siquiera tocar porque pueden reflejar/señalar/despertar nuestras propias conductas paranoicas, obsesivas, compulsivas, histéricas, esquizoides.

La Colifata, en vivo

Los militares de la dictadura de 1976-1983 y sus fervientes defensores civiles bautizaron a las Madres “las locas de Plaza de Mayo”. De hecho, aún hoy siguen llamándolas así (ante cualquier duda basta con consultar las cartas de lectores del pretendidamente ecuánime diario La Nación).

Sin dudas, nadie mejor que estas mujeres “desquiciadas” para apuntalar, defender, reivindicar los derechos humanos de quienes -aún en democracia- son víctimas del maltrato social y estatal. Sin embargo, esta saludable sintonía de locura no llama la atención de la prensa, probablemente porque no vende como la enajenación que produce materia prima para la elaboración de la exacerbada -y por supuesto redituable- sección Policiales.

Cuando uno ingresa a la Universidad de las Madres, cuando uno descubre emprendimientos como el de La colifata  -y de otras radios similares que transmiten desde Junín, Rosario, Córdoba, Uruguay, Chile, Brasil, Ecuador, México-, cuando uno escucha a Silvina, a Eber Isaac, a Julio, a Manuel, a Eduardo, a Hugo, uno se da cuenta de que la locura verdaderamente peligrosa está de nuestro lado. De lado de los neuróticos.

Del lado de quienes seguimos sosteniendo una sociedad cuyos remedios, tratamientos y soluciones pasan por despersonalizar, agraviar y lastimar a esos otros (llámense pobres, extranjeros y/o -ya que estamos- “colifatos”) que no podemos entender y que tanto nos molestan. Del lado de quienes nos acostumbramos a un mundo escenario de guerras, miseria, violencia generalizada y, sin embargo, estamos convencidos de que -gracias a Dios, a la medicina y a la Ley- la locura está en otro lado.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 respuestas a “En otro lado

  1. LS, felicitaciones por cubrir el evento! Y cuán cierto lo que decía de los locos y nuestros miedos frente a ellos. Acá en Australia (y perdoná que empiece tantas veces mis comentarios con “acá en Australia” pero es que tus posts me generan pensamientos comparativos, espero que no te aburra), bueno, te decía, acá en Australia me explicó un psiquiatra amigo, que también se vino para estos pagos, la política con respecto a “los locos” es muy distinta a la de Argentina: los encierran como ultimísimo recurso, y sólo en caso de que sean realmente peligrosos hacia un tercero o corra peligro su propia vida y no hay nadie para cuidarlo en un hogar. Por eso acá es tan común ver gente “loca” caminando feliz y contenta por la calle. Al principio te confieso que me daba miedo y cruzaba a la vereda de enfrente. Ahora no. Era sólo un acto reflejo por la cultura del miedo que nos metieron allá.

  2. Daniela, me parece súper enriquecedor cuando quienes visitan Espectadores desde el exterior (“exterior” con respecto a la Argentina, ¿no?) se refieren a la experiencia de los países donde viven. Por lo tanto tus comentarios sobre lo que pasa en Australia son siempre bienvenidos. 😉

    Por lo que estuve hablando (sobre todo escuchando) el sábado pasado durante el Sexto Congreso de Salud Mental y Derechos Humanos, entiendo que algunos especialistas están luchando por que la Argentina también inicie un proceso de “desmanicomialización”, con perdón del neologismo. Esto no significa terminar con la existencia de los neuropsiquiátricos pero sí ponerle un punto final a la política de encierro y de internación permanentes.

    Por poner un ejemplo… Algunos de los pacientes que participan en La colifata son ambulatorios. La idea es que todos los enfermos mentales en algún momento lo sean.

    Calculo que, mientras este proyecto vaya tomando forma, el Estado, los profesionales de la salud, los medios de comunicación deberán armar campañas de difusión destinadas a la sociedad para liberarnos de prejuicios y concientizarnos respecto de esta necesaria reforma. ¿A lo mejor algo parecido hizo en su momento el gobierno australiano?

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s