Pura espuma

Pertenezco a una clase media cuya pretendida corrección política es pura espuma. De ahí la irrupción recurrente de un discurso retrógrado que espanta, indigna, avergüenza. A modo de ejemplo, me permito transcribir dos «frases célebres» pronunciadas por dos compañeros de trabajo. Los dos profesionales: el primero, ingeniero; el segundo, abogado.
————————————

A propósito de la tragedia ocurrida en las vías del ex ferrocarril Roca…
«Si yo lo agarro a ese tipo, lo asesino a golpes. Primero por negro de mierda. Después por haber matado a una chica».

————————————

A propósito de un cartel metálico que inexplicablemente apareció en mi escritorio y cuyo dueño no lo reclama, mucho menos pasa a buscarlo…

«Qué lástima que la gente de limpieza no se roba estas cosas».