Loving Annabelle

Estreno incierto
————————–

Loving AnabelleEs muy poco probable que Loving Annabelle se estrene en Argentina. De hecho, la película de Katherine Brooks (algunos la reconocerán como directora del reality show The Osbournes) no tuvo buena distribución a nivel mundial, quizás porque cuenta una historia de amor entre una profesora de literatura y una alumna adolescente, quizás porque ninguna de las actrices protagónicas es conocida. Es una pena: por saber abordar un tema urticante sin recurrir al sensacionalismo ni al discurso aleccionador, este largometraje merece una oportunidad en nuestras salas.

Indiscutiblemente la cámara de Brooks está del lado de Simone y Annabelle. De ahí que se concentre en el pequeño universo conformado por dos mujeres cuya relación las coloca al borde de la condena social. De ahí que el relato evite caer en la tentación de sacar algún dedito acusador.

En este sentido, la realizadora norteamericana logra transmitir la tensión, la ansiedad, los miedos, la culpa propios de todo amor prohibido, cualquiera sea su naturaleza. El mérito es de un guión bien armado, y de las muy convincentes actuaciones de Diane Gaidry y Erin Kelly.

Este film posee otras dos virtudes: por un lado, cierta sutileza narrativa (no me refiero solamente a las escenas íntimas, sino a la construcción general de un relato que sugiere más de lo que muestra); por el otro, una muy atractiva banda sonora (ideal para una propuesta en definitiva romántica).

Podrá reprochársele, en cambio, el final abrupto. De hecho, da la sensación de que Brooks apresuró un desenlace que, de haberse postergado un poco, habría permitido un tratamiento más a fondo del enorme conflicto que provocan las relaciones sentimentales entre docentes y estudiantes.

Reparos al margen, Loving Annabelle mantiene su condición de película hecha con calidad. A lo mejor el pronóstico inicial de este post es desacertado, y a algún distribuidor local se le ocurre traerla por estas lejanas latitudes.