Gajes de la globalización

Hoy es noche de brujasDifícil tarea, la de resitirse a incorporar festejos y/o calendarios que nos resultan foráneos, y por lo tanto ajenos. Si el 14 de febrero nos empacamos y decidimos no desearle un “happy Valentine” a quien corresponde, somos unos insensibles desamorados. Si hoy 31 de octubre osamos cuestionar la pertinencia de Halloween, no faltará quien nos escupa el epíteto “aguafiestas” a la cara. 

En honor a la verdad; me cuesta entender qué se celebra o conmemora en esta noche de brujas. O, mejor dicho, qué deberíamos celebrar o conmemorar nosotros, habitantes de estas tierras tan alejadas de la cultura celta y de viejas prácticas instauradas en los Estados Unidos.

Nobleza obliga; es cierto que lidiamos con inquietudes religioso-esotéricas afines. Por lo pronto, por el simple hecho de pertenecer a un continente oportunamente evangelizado como ¿Dios? manda, tenemos experiencia con mujeres torturadas y quemadas vivas en hogueras. De hecho, las enseñanzas de la Santa Inquisición perduraron en el tiempo, tanto que volvieron a aplicarse en pleno siglo XX contra mujeres sospechadas por otros motivos.

Al margen de estos episodios desdichados, la figura de la bruja también ocupa un lugar en nuestra vida cotidiana. En realidad, en nuestro discurso.

Por un lado, eso de que “las brujas no existen pero que las hay, las hay” nos viene como anillo al dedo cuando necesitamos escaparle a alguna pregunta concreta que exige una respuesta concreta (la contundencia no es nuestro fuerte). Por el otro, el estereotipo de la vieja con cabellos grises y grasos, nariz ganchuda, verruga en la mejilla, pelos en el mentón y espalda encorvada encaja para todo tipo de malvadas, incluidas -¡en primer lugar!- las suegras.

A falta de hechiceras “famosas”, los argentinos contamos con personajes igualmente poderosos y sugerentes, para bien o para mal; entre ellos la difunta Correa, el gauchito Gil, el pombero, y la versión criolla del mismísimo Satanás: Mandinga. Sin embargo, ninguno tiene cabida en nuestra celebración autóctona de este fin de mes.

Claro. Los porteños adoptamos; rara vez adaptamos. De ahí que hoy en la ciudad de Buenos Aires proliferen calabazas, esqueletos, cuerpos decapitados; zombies varios y demás protagonistas del Halloween anglosajón.

Difícil tarea, la de resistirse a incorporar festejos que nos resultan foráneos, y por lo tanto ajenos. A no quejarse. En definitiva, son gajes de la globalización.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

16 respuestas a “Gajes de la globalización

  1. Comparto tu falta de entusiasmo por festejar algo que no nos pertenece en lo más mínimo, hasta me da bronca que quieran implantarlo por la fuerza por todos los medios y que cada 31 de Octubre sea la misma farsa que no hace otra cosa que recalcar nuestra condición de país bananero y penetrado culturalmente.
    Uy, perdón, me subí a la tarima y me salió un discurso… 😉

  2. Yo soy una de las que se resiste a esta y otras fiestas paganas (las religiosas me van aún menos). Pero te confieso que si con motivo de Halloweeen se hace una fiesta de disfraces no puedo negarme a ponerme el sombrero y sacar la escoba. Happy Halloooooweeeeen!

  3. Y bueno, Ariel… Con estos discursos “resistentes”, corremos el riesgo de caer medio acartonados. A lo mejor deberíamos plegarnos al entusiasmo de Laura y sacar, nosotros también, el sombrero y la escoba (¡me cuesta imaginarte, compañera!). 😉

  4. No me parece interesante el trasladar las fiestas de otros lado a estas tierras. Sí me resultaría interesante ver cómo se pasa el día directamente en EEUU, sólo por ver qué tipo de rituales, tradiciones o costumbres (aunque ya sean todas designadas por el marketing disponible) se realizan.
    Qué se yo, también me resultan interesantes el rodeo, los carnavales italianos, pero no por eso los empezaría a trasladar a nuestro país…

  5. La Navidad era festejada por los primeros cristianos en una fecha diferente a la actual. En el siglo cuarto, el emperador Constantino (convertido al cristianismo) la asimiló a una fiesta pagana, el festival llamado Saturnalia, en honor a Saturno, donde los romanos intercambiaban regalos, entre otros festejos.
    Aquí festejamos el nacimiento del Mesías, junto con una parafernalia propia de países nórdicos: Papá Noel, el pino, nueces, turrones, etc. A eso le agregamos los fuegos artificiales, originados en la China.
    O sea, hace rato que venimos trasladando fiestas foráneas.
    Pero el tema pasa por uno (como siempre). No me siento menos rosarino (si, antes que argentino soy rosarino, y qué?) por festejar estas fiestas paganas y extranjeras. Y aunque de Halloween solo conozco la pedorra (perdón) serie de pelis de terror, si pinta una fiesta donde habrá birra, conga y minitas, no me voy a poner en nacionalista, che.
    Siga, siga, siga el baileeeeeeeee.

  6. Quisiera pensar que cuando accedemos a adoptar estas celebraciones se trata sobretodo de una excusa para celebrar en compañía, para compartir un poco y pasarla bien… pero, lamentablemente, creo que se trata más de lo que tú dices: comienza a ser una tradición heredada (¿impuesta?) por la publicidad :s

    Sin embargo, coincido con Ana en que resulta ciertamente interesante descubrir estas celebraciones desde la tradición genuina, aunque incluso así tengan ese tinte plástico que da el comercio. Bueno, cualquier excusa ‘parece’ ser válida cuando se trata de ventas ¿no?

  7. Ya decía yo que el alcohol todo lo puede, Adenoz. 😛
    Es cierto lo que decís sobre la Navidad: eso de comer platos, turrones y pandulces hipercalóricos como si viviéramos en el hemisferio norte tampoco es muy autóctono. ¡Pero también supimos agregarle lo nuestro! Pienso en la combinación de ensaladas, en las carnes frías, en el postre helado, ¡en los rompeportones! 😉

    Pati @-;–, seguro sabrás aprovechar la oportunidad de vivir Halloween “donde corresponde”, al menos en un marco más acorde a esta celebración. Mientras tanto, aquí se armó la gran discusión. No lo digo por este pequeño espacio llamado Espectadores, sino por la encuesta elaborada por el gran diario argentino.

  8. Yo organicé la fiesta de halloween con una foto de Cristina K de 3 metros de alto… todo un éxito. La foto se llevó el premio a la careta más terrorífica.

    Spectatrice! Los rompeportones se inventaron en España en 1487… aunque creo que también había un chino dando vueltas.

    Y Laura, yo tengo mi disfraz de Drácula por si querés que salgamos juntos a mangar caramelos!

  9. Lapsus, el mío, Sergio. Quise decir “buscapiés” en lugar de “rompeportones”. Igual a los buscapiés seguramente también los inventaron los chinos, pero creo que nosotros los bautizamos así. 😳
    Un gusto volver a verte por estos lares virtuales. 😉

  10. Es una batalla perdida la nuestra, Spectatrice. En realidad parece que nada es “autòctono” para nosotros, y debemos plegarnos a cualquier gansada que nos venga desde el noticiero de las 22.

    Con el tiempo , si es una buena ocasiòn para tomar cerveza, festejaremos el 4 de julio para no ser acusados de amargos aguafiestas pechofrìo.

    Tambièn podemos resistir. Plantar una bandera de independencia y rebeldìa , preparar un mate y esperar a ver quien nos acompaña. Alguien vendrà. Por lo pronto , yo estoy allì.

  11. Permitime acompañarte, adivinador, aunque -debo confesar- no me gusta el mate. Pero me prendo con unos pastelitos de dulce de membrillo/batata o algún bizcochito de grasa. 😉

  12. Fista del cipayismo(esto es grave) y comercial .Hay más en las vidrieras y en las series que en la realidad.No hay que preocuparse

  13. Como americana resalto mi lugar de nacimiento y lo celebro con todo lo bueno y lo no tanto; y como descendiente inmiediata de europa no puedo menos que respetar lo que mis genes reclamaren. Como habitante consciente de este planeta respeto cada una de sus culturas mientras no dañen a otros. Aprendamos a convivir.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s