Pura cepa

Pura cepaOcurrente, enérgico, pícaro, entretenido, contundente. Así es el espectáculo que el Espacio Callejón exhibe todos los sábados a las 22.30hs y que lleva por nombre Pura cepa, como queriendo subrayar las indiscutibles cualidades de nobleza y originalidad. El mérito es de Ana Frenkel, reconocida coreógrafa y bailarina de El Descueve, y del Grupo Combo integrado por quince jóvenes intérpretes.

Ésta es una propuesta donde el verdadero protagonista es el cuerpo. De hecho, las palabras ocupan un lugar secundario, reducido a una función onomatopéyica. En cambio la danza, la música y la mímica son los ingredientes principales encargados de construir una narrativa capaz de contar anécdotas particulares -en forma de sketches- y de abordar cuestiones tan universales como las relaciones de poder o la «guerra» entre los sexos. 

El dinamismo, la heterogeneidad y el sentido del humor probablemente constituyen las virtudes más grandes de la obra. Las coreografías elaboradas por Frenkel son ingeniosas, sensuales, sugerentes y los bailarines/actores las recrean con soltura, pasión y compromiso. Desde el principio, existe una intención lúdica que se traslada del escenario al público mediante una invitación explícita a soñar, a imaginar, a dejarse llevar.

La musicalización y la iluminación son otros aspectos destacables de Pura sepa. La primera, a cargo de Andrés Menutti, incluye algunas canciones especialmente compuestas y temas ajenos como el perteneciente a la banda sonora de Hable con ella o el Ave María de Franz Schubert. La segunda, responsabilidad de Ricardo Sica, genera atmósferas tan bizarras como la que rodea a una imponente cabellera negra sacudida con frenesí.

Al parecer, esta creación colectiva del Grupo Combo se gestó hace dos años en un seminario de investigación en composición coreográfica. De ser así, podemos retomar la metáfora del título y hablar de una «cosecha 2007» digna de disfrutarse, y por supuesto de recomendar.