Chanchos

A cada porteño también le llega su San MartinAsí como a cada chancho le llega su San Martín, a cada porteño le toca convertirse en víctima del siempre ocurrente accionar delictivo. Desde secuestros virtuales hasta disparos a quemarropa, el abanico de opciones es amplio y variado. Ante tamaña diversidad, debemos sentirnos afortunados cuando los amigos de lo ajeno nos abordan de manera sigilosa y expeditiva.

Sigilo y expeditividad. Virtudes indiscutibles de quien ayer, en plenas Galerías Pacífico, supo aprovechar la distracción típica de un almuerzo de trabajo para apropiarse de mi bolso con toda discreción, sin forcejear, mucho menos sin violentar. Se agradece la deferencia.

(Dicho sea de paso, releo el párrafo anterior y pienso… “Apropiarse” o “adueñarse” suena muy formal. “Robarse”, muy explícito. “Manotear”, muy torpe. “Alzarse”, muy vulgar. “Sustraer”, muy burocrático. “Afanarse/chorearse/
birlarse”, muy lunfardo. Elijo entonces el eufemístico “llevarse”).

Llevarse. Lo que el carterista/maleante/malviviente/delincuente/chorro/
punga/ladrón se llevó… Pocas cosas tan útiles como parodiar un célebre título cinematográfico para asumir un papel que hubiéramos querido rechazar y, en este caso preciso, para elaborar una lista de los bienes personales que el protagonista activo de esta historia “se agenció” (¡otro sinónimo!).

Vaso lleno. Mucho de lo que “se fue” -sigamos apostando al eufemismo- tiene reemplazo. Bolso por bolso, documentos por documentos, tarjetas por tarjetas, llaves por llaves, agenda por agenda, celular por celular, reproductor de MP3 por reproductor de MP3, anteojos de sol por anteojos de sol, lapicera por lapicera, lápiz labial por lápiz labial, peine por peine, paquete de pañuelos por paquete de pañuelos, tickets-restaurant por tickets-restaurant, dinero por dinero (después de todo el dinero va y viene, ¿no?).

Vaso vacío. También “se fue” lo irremplazable -atención, nostálgicos-, a saber: los boletos y entradas del viaje a Francia, el llavero de Biarritz, el llavero de Montréal, el monedero de Salta, la billetera regalo de mi vieja, las anotaciones de la agenda, la última foto, el último beso. 

A muchos el paralelismo les resultará poco feliz (por lo pronto, corre el riesgo de herir el tan inflado ego porteño). Sin embargo, la comparación es tan certera como la angustia del chancho que se sabe a un paso del matadero. 

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

13 respuestas a “Chanchos

  1. La verdad es una mierda, hablando mal y pronto. Parodiando el slogan de una tarjeta de credito: “perder objetos irremplazables (por su valor afectivo y simbólico) no tiene precio; para todo lo demás existe Mastercard”, excepto para el DNI. Ahí no hay tarjeta de credito que valga, lo único que vale es armarse de paciencia para hacerle frente a la burocracia, sobre todo en este país donde para tramitar un documento por poco no hay que dormir en la puerta del Registro Nacional de las Personas.

    Suerte en esa travesía.

    Beso!

  2. Gracias, Ariel.
    Por suerte me robaron la cédula y no el DNI. Menos mal, porque “perderlo” es lo más inoportuno que puede pasar en vísperas de elecciones. Para todo lo demás (celular y tarjetas), la trámites ya están iniciados; veremos cuándo y cómo se resuelven…
    …sin la ayuda de una Mastercard. 🙄
    Un abrazo.

  3. Uy Spectatrice… sentite “afortunada” por que te la hayan llevado sin que te dieras cuenta… en enero me asaltaron a punta de pistola y se llevaron mi cartera/bolso con todas mis pertenencias… algunas cosas que se reemplazan pronto, como la que enumerás y otras no… sí, sí… tenía el DNI en la billetera…y hoy, a ocho meses de iniciado el trámite no tengo el documento, es más,estoy indocumentada.
    Soy de Campana, a 70km de Buenos Aires y en mi casa no estaba instalada la cultura de la cédula de identidad, ninguno la tiene, es más. Así que no tengo otra documentación que el registro de conducir y una fotocopia del que fue mi DNI original.
    Vienen las elecciones y pensé que por ahí me lo entregaban. Calculo que no voy a tener mucha suerte.
    En serio, me alegro que no te hayan asaltado y que alguien se haya “llevado” tu bolso.
    Besos.

  4. ¡Ay La spectatrice! ¡Pero que buena vaina! me duelen ambas cosas, las reemplazables y las invaluables; las primeras por la molesta irrupción en la rutina diaria para quitarte la comodidad, por los trámites, por las pérdidas que aunque materiales también descomponen un poco… las segundas, por irremplazables y porque eran seguramente un tesoro que el choro dejará a un lado buscando lo ‘valioso’… a fin de cuentas, ¡todo me molesta! Pero en especial, me da vértigo imaginarte en esos primeros segundos, cuando te percataste de que tu bolso ya no estaba.

    Aunque también agradezco que la ‘pertenencia’ más valiosa de todas haya salido ‘intacta’ de todo el percance.

    Un abrazo fuerte… ¡ah! te puedo reemplazar el llavero de Montreal 😉

  5. Hola spectatrice, lamento mucho que te hayan robado, no tanto por lo material, sino por los documentos y las cosas que tienen valor verdadero como las últimas que nombraste.

    2 cosas para decirte:

    yo soy profe de Inglés y 3 de las escuelas donde trabajo son en Villa Fiorito, me gusta trabajar ahí, elijo ir tres veces x semana.

    1-Tengo más miedo de que me roben en mi barrio (Palermo) que allá. Siento q es más peligroso Palermo, te juro.
    2-Si tengo algo de miedo allá o acá es x mi agenda y mis libros, apuntes, hasta x las cartitas de mis alumnos más que por mi celular o mi plata.

    Es bueno que nos amarguemos por perder esas cosas más que las materiales, ¿no?

    Saludos!

  6. ¡Uy, Ana! ¡Qué susto un robo a mano armada! Te tocó una de las opciones más graves del abanico delictivo. Sin dudas, mi experiencia en Galerías Pacífico fue mucho más afortunada.
    Lo del DNI es sumamente engorroso; por eso conviene andar con la cédula. Ojalá el reemplazo te llegue a tiempo para votar.

    ¡Paaaati @-;–! Me emocionó la oferta del llavero. Con esas solas palabras, ya se me pasó la amargura ( 😀 ). Por otra parte, tenés mucha razón: la pertenencia más valiosa de todas quedó “intacta”. Como para no sentirme agradecida.

    Agostina, totalmente de acuerdo. Es reconfortante saber que, al final de cuentas, perder objetos queridos nos pesa/duele más que perder bienes caros.
    Corroborando lo que comentás respecto de tus sensaciones entre Palermo y Villa Fiorito… Hace tiempo solía viajar regularmente en el Roca, y nunca tuve la sensación de inseguridad que a veces tengo en el microcentro. De la misma manera, me indigna menos un robo como el de ayer que los robos -estafas- perpetrados/as por nuestra dirigencia.

    Saludos a las tres, y gracias por el aliento. 😉

  7. Sip, de las cosas malas también surgen cosas positivas. El llavero llegará, solamente tengo que buscar uno que se me parezca a ti; sé que no reemplazará el original, pero tal vez el nuevo herede al menos un poco de las virtudes de aquel 😉

    Besotes regrandes.

  8. Sí, claro, no hay que olvidar que en Baires, y en muchos otros lugares de Argentina, hay que caminar con la cartera enroscada al cuerpo y usar un solo brazo para comer así el otro la sujeta sobre el regazo. Y mirar con cara de perro guardián para que vean que estás atento.
    Lamento mucho lo que te pasó. Efectivamente el robo te implica un gasto de dinero y tiempo perdido en trámites burocráticos, pero las cosas personales duelen como si te hubieran leído el diario íntimo y encima se hubieran “llevado” algunas hojas.
    Ánimo!

  9. Ésa es exactamente la sensación, Laura: la de un desconocido que se te mete en tu vida íntima y se lleva algunas hojas.
    Gracias por el ánimo. 😉
    Un saludo.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s