Cupido derribado

Cupido, derribado por la sistematización y la mercantilización“Cada vez más solas y solos recurren a consultoras matrimoniales”, anuncia el artículo publicado ayer por el vespertino La Razón. Empiezo a leer el texto escrito por Paula Conde, y me siento víctima de un déjà vu : estoy segura de que una nota similar apareció en Clarín hace algunos meses (todo queda en la gran familia mediática). Sería cuestión de rastrearla en Google y, en caso de encontrarla, escribir algo sobre las delicias del refrito periodístico. 

Supongo que, por poco original, la idea se desvanece enseguida. Sigo leyendo… “Las consultoras matrimoniales se parecen a Cupido. Es que cumplen su función: la de formar parejas”…
————————————-

Cierro los ojos y me viene a la mente la imagen del mítico niño alado, munido de su arco y flecha, de una planilla (en cuestión de segundos se me antoja una palm) y de una mini caja registradora o calculadora. De repente irrumpen la sonrisa bigotuda de Roberto Galán (creo distinguir los dientes que mastican el célebre latiguillo “yo me quiero casar, ¿y usted?”) y los cuerpos esculturales de quienes desean convertirse en el elegido del/la Bachelor/ette.

Decididamente el amor se consolida como bien comercial, objeto transaccional para consultores supuestamente especializados en relaciones humanas y anzuelo infalible a la hora de captar la atención de los televidentes (y de recaudar el dinero de posibles inversores en espacios publicitarios rentables).

Transformado en científico, el nuevo Cupido busca prototipos, cruza datos, calcula probabilidades, elabora análisis FODA y arriesga pronósticos. Edades, estados civiles, niveles socioeconómicos, profesiones, apariencias físicas, hobbies, intereses, pretensiones conforman los vectores de las flechas que, al parecer, son lanzadas con mejor puntería y con mayores chances de acierto.

Así, desaparece el halo misterioso de una criatura antes emparentada con un destino cuyos caprichos no logramos entender, a veces ni siquiera aceptar. Se pierde la ilusión de ese ser único, ajeno al universo generalizado de las estadísticas, los porcentajes, las tendencias, los promedios, las causalidades.

Ahora, para encontrar al alma gemela, cada vez más “solos y solas” (fea expresión, si las hay) asisten a entrevistas, llenan formularios, se someten a tests psicológicos, se integran a una base de datos, y confían en la gestión de un flamante angelito sistematizado, robotizado, mercantilizado.

Mientras tanto, Cupido el antiguo, el mítico, yace en el piso, derribado, adormecido, anulado por los excesos de tan ambicioso y desamorado rival.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

5 respuestas a “Cupido derribado

  1. un comentario risueño sobre este tema, en el blog de mi amigo Guso.
    http://www.guso.com.ar
    el Post en cuestión se titula Tan Solo y es del martes 25 de Septiembre… quien tenga tiempo y ganas, que lo lea.
    Besos Spectatrice!!!!

  2. Cupido nunca perderá las alas, Spectatrice. Enamorarse no tiene que ver con la química, la estadística o formularios complicados de llenar. Al menos yo, soñadora incansable, me resisto a verlo desaparecer.

    Un abrazo!
    Cecilia

  3. Coincido con el disgusto por estas cosas planificadas y marketineras.

    Sin embargo, estos comerciantes, por chantas y calculadores que puedan ser, llenan un nicho muy real: hay montones de gente sola que le gustaría no estarlo. Por el motivo que sea, a cierta edad y en cierto entorno social — casi, diría, la edad es lo de menos — es muy difícil dejar de estar solo. Y claramente estos servicios no son para gente de cuerpo escultural onda Bachelor/ette; fuera de los dramas guionados de la tele, esa gente no tiene ningún problema en conseguir pareja.

    Y el que se ría de esto, es porque nunca le tocó… todavía.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s