Conversaciones con mi jardinero

Anticipo*
———————————-

Conversaciones con mi jardineroAl menos por ahora en Argentina no existe fecha de estreno prevista para Conversaciones con mi jardinero, película francesa presentada en sociedad hace algunos meses. En caso de que algún videoclub local la alquile, habrá que advertir que este film de Jean Becker (el nombre les sonará a quienes vieron La fortuna de vivir) corre el riesgo de aburrir a los amantes de la superacción.

Éste es el relato del encuentro entre un pintor parisino (Daniel Auteuil) y un jardinero de la Francia profunda (Jean-Pierre Darroussin). El primero se muda a la casa de campo donde pasó su infancia; el segundo trabaja justamente allí para cuidar el césped y las plantas del lugar. Entre ambos, nace una amistad que supera los desencuentros en términos de personalidad, de formación, de trayectoria, de contacto con la vida.  

Por momentos, uno podría imaginar cierto homenaje a Desde el jardín, aquel largometraje donde Peter Sellers también encarna a un hombre cuya relación con la tierra, las flores, los árboles le lega una sabiduría -en realidad un sentido común- envidiables. Pero en realidad las similitudes entre ambas propuestas son escasas; por lo pronto, a diferencia de la de Hal Ashby, la de Becker carece de pretensiones alegóricas.

Aquí lo que importa es el retrato de una amistad, la crónica del acercamiento entre dos personas en principio sin intereses en común. Desde esta perspectiva, cabe señalar la elaboración de un guión sobrio, capaz de describir la evolución de un vínculo sin apelar a estridencias narrativas ni interpretativas (el trabajo de Auteuil y Darroussin es impecable).

Subestimada por los críticos, Conversaciones con mi jardinero fue bien recibida por el público francés. En caso de llegar a estas latitudes, sospecho que el fenómeno se dará exactamente al revés.

———————————-
Actualización del 26/04. Finalmente esta película se estrenó en la cartelera local el jueves 24 de abril, bajo el título El jardinero.