Moon over Bourbon street

Luna sobre la calle BourbonSon varias las canciones que me gustan de Sting, incluída su discografía como integrante de The Police. Entre otras, King of pain, Fortress around your heart, Shape of my heart figuran en mi lista de favoritas, y Moon over Bourbon street se destaca en un primer lugar/puesto, a grandes rasgos porque sabe apropiarse del mito del hombre lobo desde un enfoque absolutamente enternecedor.

La leyenda del hombre lobo, como la del Dr. Jekyll y Mr. Hyde o la de Frankestein, le vino al pelo al positivismo/cientificismo del siglo XIX para depositar nuestro costado más oscuro en «recipientes» aparte, en estos casos en personajes igualmente oscuros, monstruosos, indomables. Al poco tiempo, ante la constatación de que dicha oscuridad era (es) inherente a nuestra condición humana, Sigmund Freud descubrió esa instancia oculta del yo, ese inconsciente generador de actos fallidos, culpas, miedos, pesadillas, traumas, trastornos, perversiones y demás delicias psíquicas.

Desde entonces, la bestia dejó de ser una otredad disociada y se alojó en nuestro interior. Quién diría que la metáfora prendería casi una centuria más tarde, con aspecto parasitario, en películas como Alien o La cosa.

Volviendo al homenaje pretendido en este post (perdón por el desvío), Moon over Bourbon street retoma la idea de simbiosis monstruosa. Una simbiosis conciente que le permite al personaje distinguir su propio lado oscuro, expresado en el rostro, en los ojos y en un instinto pernicioso.

El uso de la primera persona del singular subraya esa capacidad de reconocimiento, ese saberse nocivo, peligroso, probablemente mortal, esa lucha interna producto de toda condición dual y contradictoria, ese destino de condena imprescriptible, esa imposibilidad de hacer algo para cambiar, esa única alternativa de constricción y sacrificio para no herir a la persona amada.

Al revés que el hombre lobo, el Sting de Moon over Bourbon street se vuelve imperceptible a la luz de la luna (la luna de New Orleans). Pero, como en la leyenda, este personaje también sabe que la soledad es su única aliada a la hora de preservar un amor que nunca será, pero que paradójicamente siempre está. Ahí, latente, tanto en la calle como del otro lado de esa ventana única, inconfundible y en principio inaccesible.

————————————
Para los curiosos, la letra de Moon over Bourbon street está publicada aquí.