Sin reservas / Bella Martha

No reservationsNo reservationsSin reservasA esta altura del partido, señalar la falta de imaginación de Hollywood dista de ser una tarea original. No obstante, el inminente estreno de Sin reservas amerita unas palabras sobre Bella Martha, película que la alemana Sandra Nettelbeck escribió y dirigió en 2002 y que en Argentina se editó directamente en DVD, un año más tarde.

Adivinaron. El lanzamiento previsto para mañana jueves es una remake. Por si cabe alguna duda, basta con mirar los avances para reconocer escenas recreadas al pie de la letra, y para intuir lo que IMDb explica en la página correspondiente: que la misma Nettelbeck también redactó el guión de la nueva versión.  

Como suele suceder en estos casos, una de las primeras acciones emprendidas por la Meca del Cine consiste en imponer su inconfundible estética. De ahí que los personajes sean siempre «más lindos» * en las adaptaciones made in USA (¿recuerdan cómo era la amante resentida de Abre los ojos? ¿Recuerdan que en Vanilla sky ese papel fue de Cameron Díaz?).

La missssssma escena 

En Sin reservas Catherine Zeta-Jones y Aaron Eckhart «reemplazan» a Martina Gedeck y a Sergio Castellitto. Dicho de otro modo, dos exponentes de la belleza anglosajona estilizan a la pareja compuesta por dos actores de carne y hueso, simples mortales ajenos al mundo de las deidades catódicas.

En el largometraje alemán ni Martha ni Mario son especialmente atractivos… hasta que se enamoran, hasta que Cupido (y el guión) explota(n) su costado más tierno y seductor. Habría que ver qué sucede con Kate y Nick; ojalá la calculada combinación de curvatura-musculatura-dentadura no estropee la química que esta historia pretende transmitir.

Bella MarthaA Bella Martha la vi hace un par de años en televisión. Más cerca del folletín que de la joya cinematográfica, la película alemana posee dos grandes virtudes: por un lado, cierta delicadeza a la hora de relacionar amor y gastronomía; por el otro muy buenas actuaciones.

Con suerte, Sin reservas será igualmente meritoria. ¿Lo permitirá el típico sello de Hollywood?

———————————————————
* La expresión «más lindos» no refleja necesariamente una cuestión de gustos, al menos no el mío propio. En cambio, remite a criterios estéticos pautados, estereotipados y por todos los medios promocionados.