Siete corazones

Dibujo hecho por el mismo LorcaCanción del muchacho de siete corazones. Así es el título completo del poema de Federico García Lorca que descubrí años atrás gracias a Lorquiana, CD que Ana Belén grabó a fines de los noventa en homenaje al escritor español perseguido y asesinado por el franquismo.

Como Muerto de amor, éste también integra la lista de mis preferidos. En este caso, por las imágenes del tropiezo con el viento, y de una garganta rodeada por secretos abiertos.

Siete corazones tengo.
En el alto monte, madre,
tropezábamos yo y el viento.
Siete niñas de largas manos
me llevaron en sus espejos.

He cantado por el mundo
con mi boca de siete pétalos.
Mis galeras de amaranto
iban sin jarcias y sin remos.

He vivido los paisajes
de otras gentes. Mis secretos
alrededor de la garganta,
sin darme cuenta, iban abiertos.

En el alto monte, madre
(mi corazón sobre los ecos,
dentro del álbum de una estrella),
tropezábamos yo y el viento.

Siete corazones tengo
pero el mío no lo encuentro.