Balada del Paraná

Paisaje de Paraná, de Cesáreo Bernaldo QuirosPasa el tiempo, y los poemas de Rafael Alberti -a esta altura conozco algunos de memoria- nunca dejan de conmoverme. Cuando los recorro, suelo redescubrir versos que me desarman como la primera vez.

En la Balada del Paraná, escrito dedicado a uno de los ríos más caudalosos de la Argentina, siempre releo ese anuncio convertido en pedido: «Me voy… No me detengáis». Por otra parte, cómo no sucumbir ante la imagen de un cauce «con aliento de azahares»…

A continuación, la transcripción de la poesía completa.

Balada del Paraná
Hoy el Paraná respira
con aliento de azahares.
Con el azahar me voy.
No me detengáis.

Llego a costas que me llaman,
me aposento en litorales
que me conocen de antiguo.
Me voy.
No me detengáis.

Por allí andaba la mar
dentro de los naranjales.
Y el amor…
No me llaméis.
Me voy…
No me detengáis.