Noches mágicas de radio

Noches mágicas de radioNoches mágicas de radio es una película enternecedora por varios motivos. Porque se trata de una obra póstuma, la del estimado Robert Altman. Porque le rinde honores al hechizo del éter. Porque reúne a actores que -se nota- disfrutan de una “última cena” (en un sentido cristiano) a la que muchos cinéfilos hubiéramos querido asistir.

Sin dudas Altman se dio el gusto de despedirse. De ahí quizás el halo nostálgico de este largometraje. De ahí la decisión de homenajear a la radio de su infancia y a un Estados Unidos profundo, probablemente asociado a recuerdos del pueblo natal. De ahí la necesidad de filmar un relato donde la muerte –esta vez con apariencia angelical- cumple un rol fundamental.

En Noches mágicas… revivimos el encanto de los programas en directo, emitidos desde un teatro con público presente. Nos topamos entonces con jingles largos y pegadizos, sobre productos que casi ni se usan (el aceite de castor, por ejemplo); nos reencontramos con el especialista en efectos de sonido y con la pequeña orquesta (ahora reemplazados por una computadora, consola y/o CD) y redescubrimos los nervios de los sketches en vivo.

En Noches mágicas… también escuchamos música country, vemos a cantantes vaqueros (o vaqueros que cantan), y descubrimos el contraste entre los resabios folklóricos y los embates de la posmodernidad. También nos infiltramos en esa otra familia que, según cuentan, conforman los artistas.

Además, en Noches mágicas… nos cruzamos con la parca (la bella y distante Virginia Madsen). Primero creemos estar ante una fanática desquiciada; después ante una justiciera misericordiosa.

En este clima de ensueño, nada desentona. Ni el guión de Garrison Keillor (inspirado en su propia pieza teatral). Ni la banda sonora. Ni las actuaciones.

Kevin Kline compone a un fanfarrón -aunque adorable- investigador privado, encargado de la seguridad del show radial. John C. Reilly, Woody Harrelson, Meryl Streep, Lily Tomlin revelan sus talentos vocales (debería decir lo mismo de Lindsay Lohan, pero no me animo). Y el mencionado Keillor, que se interpreta a sí mismo, nos seduce con su espléndida voz de locutor.

Definitivamente, Noches mágicas de radio es una película enternecedora, incluso conmovedora. Tal vez por eso, después de verla, nos damos cuenta de que don Robert Altman sigue vivo en nuestro corazón.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

6 respuestas a “Noches mágicas de radio

  1. Como buen estudiante de radio, creo que no puedo dejar de ver esta peli que según leo, retrata la parte más linda de la radio, su costado mágico y artístico.

  2. Justamente pensé en eso cuando vi la película, Ariel. A los estudiantes de radio les va a encantar (obviamente igual que a los oyentes fanáticos). 😉

  3. Con respecto a lo de que Lindsay Lohan “no revela sus talentos vocales”, claro que no lo hace, es una película y por lo tanto ella está encarnando a un personaje, no? Como vemos, el personaje de Lola no se destaca por su carisma ni mucho menos, y en el momento de agarrar el micrófono y ponerse a cantar, no puede más de los nervios ni de la vergüenza. Me parece que eso es lo que se destaca, la actuación de Lohan y lo bien que se mete en el personaje. Es el personaje de Lola el que no le emboca a una nota, no Lindsay.
    Creo que te atreviste a juzgar sus “talentos vocales” sin haberla escuchado siquiera cantar en alguno de sus discos. O me equivoco?
    Te recomiendo que escuches “Confessions of a broken heart”.

  4. Para evitar tergiversaciones, transcribo la oración entera: “John C. Reilly, Woody Harrelson, Meryl Streep, Lily Tomlin revelan sus talentos vocales (debería decir lo mismo de Lindsay Lohan, pero no me animo)”.

    Justamente porque no conozco el trabajo de Lohan como cantante, no me animé a escribir sobre su talento. Me pregunto en qué te habrás basado, Nathalie, para sostener que incurrí en un (desacertado) juicio de valor… Sospecho que no leíste el post con la debida atención.

    Qué pena. 🙄

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s