El duro oficio

Miércoles 16 a la tarde. Furia desatada en la estación de Constitución.
Jueves 17 a la mañana. Caos por el paro de subterráneos.
Jueves 17 a la noche. Un enorme apagón afecta al Conurbano y la Capital.

Imágenes y titulares extraidos de los diarios La Nación, Clarin, Página/12 e InfoRegión

En poco más de 24 horas los porteños -sobre todo aquéllos que habitan el sur de la ciudad de Buenos Aires y la zona aledaña del conurbano bonaerense, y que trabajan en la city– se vieron privados de los servicios de trenes, subtes y electricidad. En un país que se dice «en serio» la capital colapsa estruendosamente en medio de desperfectos técnicos, reacciones populares, represiones policiales, paros sectoriales y fatalidades inevitables.

Así es, Señoras y Señores, en la Reina del Plata el duro oficio de ser argentinos también se renueva cada día. El mérito es compartido. Habrá que agradecerles a una dirigencia irresponsable e improvisada, a un empresariado inescrupuloso, a una ciudadanía que oscila entre la abulia y el descontrol. Habrá que preguntarse, hoy viernes 18, qué otro desastre confirmará nuestra sacrificada -por momentos agotadora- vocación ciudadana.