Mariposas

Hace algunos días, luego de una sesuda conversación telefónica sobre el fenómeno de las mariposas en el estómago, recordé los versos compuestos en 1972 por Silvio Rodríguez, que en boca de la venezolana Soledad Bravo trasuntan una tibia y dulce melancolía. La primera estrofa, más precisamente la primera frase, vale todo el poema.

Mariposas
MariposasHoy viene a ser como la cuarta vez que espero
desde que sé que no vendrás más nunca.
He vuelto a ser aquel cantar del aguacero
que hizo casi legal su abrazo a tu cintura.

Y tu apareces, por mi ventana
suave y pequeña, con alas blancas.
Yo ni respiro, para que duermas
y no te vayas.

Qué maneras más curiosas
de recordar tiene uno.
Qué maneras más curiosas,
hoy recuerdo mariposas
que ayer sólo fueron humo.
Mariposas, mariposas
que emergieron de lo oscuro.
Bailarinas silenciosas…

Tu tiempo es ahora una mariposa
navecita blanca, delgada, nerviosa.
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo.

Así eras tú en aquella tarde, divertida
así eras tú de furibunda compañera.
Eras como esos días en que eres la vida
y todo lo que tocas se hace primavera.

Ay mariposa, tú eres el alma
de los guerreros que aman y cantan,
y eres el nuevo ser que hoy se asoma
por mi garganta.

Qué maneras más curiosas
de recordar tiene uno.
Qué maneras más curiosas,
hoy recuerdo mariposas
que ayer sólo fueron humo.
Mariposas, mariposas
que emergieron de lo oscuro.
Bailarinas silenciosas…

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

6 respuestas a “Mariposas

  1. Y ya que hablamos de mariposas, vale mencionar a las mariposas amarillas que acompañaban la presencia de uno de los personajes de “Cien años soledad” (que no me acuerdo cómo se llama) y que terminó enamorando a Rebeca “la bella”, no?

  2. Qué lindo! No conocía este texto. Justamente, hace pocos días tuve una similar conversación con mi esposo. Uno de los más populares cantantes alemanes, Herbert Grönemeyer, habla de “aviones en el estómago” como consecuencia de una gran pasión.

    Definitivamente prefiero sentir en el vientre el zumbido pequeñas, danzarinas mariposas al tronar de potentes turbinas.

    Un beso!

  3. Cierto, Cecilia. Al menos en este caso, el “efecto mariposa” suena mucho más poético. 😉
    ¡Tenés razón, Ariel! Me había olvidado de ese personaje de Cien años de soledad. Tampoco recuerdo su nombre.

  4. Era Remedios, la bella y el hombre de las mariposas era Mauricio Babilonia, Ariel 🙂

    Esa sensación de mariposas en el estómago es totalmente inquietante. Definitivamente uno de los mejores y más intensos descubrimientos en la pubertad… mmmm….

  5. ♫ Mariposas amarillas Mauricio Babilonia, Mariposas amarillas que vuelan liberadas… ♫

    ♫…Macondo, Macondo, Macondo, yo me voy para Macondo… ♫

    esta es la canción: http://www.youtube.com/watch?v=XIh_kmo0sqY

    Muy bueno el poema, y con mas de un singificado, representando y asociando diferentes sensaciones en un sentimiento…

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s