Al servicio de la TV basura

Al servicio de la TV basuraHace un par de semanas la siempre pertinente Sandra Russo publicó en Página/12 un artículo sobre la Asociación de Periodistas de la Televisión y Radiodifusión Argentina (APTRA) y su lamentable decisión de eliminar la categoría Programas Educativos y Culturales de la competencia de los Martín Fierro*, para en cambio incorporar una nueva terna dedicada a los Reality Shows. Sin embargo, la bomba estalla recién ahora, cuando alguien mucho más reconocido o reconocible -con sólida trayectoria televisiva- se niega a seguirle el juego al establishment catódico.

En resumidas cuentas, Mario Pergolini renunció a la nominación que APTRA le otorgó a «su» Algo habrán hecho para disputar el galardón asignado al Mejor Programa de Interés General, Cultural y Musical. “A ustedes no les interesa lo mismo que a nosotros”, habría escrito el conductor/productor/empresario en la carta que le envió ayer al presidente de la cuestionada entidad.

Probablemente muchos acusen a Pergolini de «creerse más» que sus rivales Mirtha Legrand y Jorge Guinzburg. Algunos interpretarán su reacción como un intento por recuperar la imagen de contestario que parece haber perdido después de que la undécima temporada de CQC fuera tildada de condescendiente y más tarde desapareciera de la programación de Telefé. Otros pensarán que se trata de un mensaje subliminal -o no tanto- para el archienemigo Tinelli, abanderado de un nuevo tipo de reality donde se baila/canta/patina por el rating. 

Estatuilla del Martin FierroAl margen de posibles especulaciones sobre la soberbia y el oportunismo del alma mater de Cuatro Cabezas, lo cierto es que el solo gesto de elevar una misiva desencadenó el simbronazo que el contundente e irrebatible artículo de Russo nunca logró causar. La pregunta es si este cachetazo mediático servirá de algo, si la ofuscada negativa provocará algún efecto dominó, o si todo quedará circunscripto al anecdotario de escándalos que alimentan (engordan) a nuestra bulímica pantalla chica.

De todos modos, aún si APTRA encontrara la manera de reactivar la terna eliminada, aún si el exitoso programa sobre historia argentina se reintegrara a la competencia, sospecho que a muchos nos quedará la sensación indeleble de que los Señores Periodistas de la Televisión y Radiodifusión Argentina (por favor, respetemos la investidura a través del título y las mayúsculas) se han convertido en simples aduladores profesionales al servicio de la -cada vez más contaminante- TV basura.

———————————-
* Aclaración para las almas ajenas a la televisión argentina: los premios Martín Fierro constituyen la imitación local de los Emmy norteamericanos.