La antena

La antenaSi a La antena la hubiera dirigido Tim Burton, probablemente la crítica local habría sido mucho más generosa con los elogios y el público habría corrido a las salas para verla. Pero como a Esteban Sapir muy pocos lo conocen y el largometraje es made in Argentina, las salas donde lo proyectan están casi vacías y las reseñas entusiastas escasean. Una verdadera injusticia para un trabajo cuidado, original, artístico que realza el nivel de nuestro irregular y a veces repetitivo cine autóctono.

La antena es mucho más que un tributo a las películas mudas. Es innegable que la fotografía en blanco y negro, el uso de subtítulos, la musicalización, la gestualidad de los actores, los decorados le rinden homenaje a la obra de creadores como Georges Méliès. Pero el film va más allá, a partir de una fábula sobre la relación perversa entre el poder y los medios de comunicación.

Sapir imagina una ciudad cuyos habitantes han perdido la voz, y están a punto de perder el (re)conocimiento de las palabras. La recreación literal de esta situación se convierte en metáfora evidente cuando abandonamos la ficción y reflexionamos sobre algunas situaciones ligadas a la realidad sociopolítica de nuestros país y, porqué no, a la de otros países del mundo.

Como buena parábola, ésta también apuesta a la lucha entre el bien y el mal, a las figuras arquetípicas del héroe (con sus ayudantes) y del villano (con sus secuaces), y a la intervención de un niño puro e inocente, artífice involuntario de la salvación universal. Por supuesto, después de tantos avatares y desventuras, vendrá el final feliz, justo, reparador.

Además de retomar la estética del expresionismo alemán, esta producción utiliza recursos propios de la historieta, sobre todo cuando maneja los subtítulos que “traducen” los diálogos mudos entre los personajes o cuando se apropia de ciertos íconos góticos. La gráfica adquiere entonces un protagonismo a tono con la importancia acordada a lo visual, a la fantasía.

Esto no significa que el audio queda relegado a un segundo plano. Al contrario, la banda de sonido a cargo de Leo Sujatovich cumple una función importante, al agregarle tensión, suspenso, emoción al relato, tal como lo hiciera el acompañamiento del piano en los viejos tiempos del cine mudo.

Por último, cabe destacar las actuaciones de Rafael Ferro, Valeria Bertuccelli, Julieta Cardinali, Raúl Hochman, Alejandro Urdapilleta (genial, fiel a su costumbre), absolutamente comprometidos con sus roles y con la intención de esta propuesta. Una mención aparte merece la camuflada (y acertada) participación de la ex modelo Florencia Raggi.

Por su calidad artística y por su apuesta a la originalidad, La antena es un antídoto contra los embates del entretenimiento masivo y narcotizante, y una inyección vital para el nuevo cine argentino. Que quede claro: el doble mérito es exclusivo de Esteban Sapir, no de Tim Burton.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

14 respuestas a “La antena

  1. Justamente cuando la estaba viendo, pensaba “es como una de Tim Burton, pero argentina.” 🙂

    Debo confesar que se me hizo un poco larga, y el guión me pareció simplón (aunque tal vez acorde con el género que pretendía recrear), pero la estética es buenísima.

  2. Para La Spectatrice:

    Te escribe Raúl Hochman, el actor que interpretó a El Hombre Ratón en La Antena. Te estoy profundamente agradecido por tu opinión favorable al largometraje y a mi trabajo. Si me pasás un correo electrónico, te envío una gacetilla de difusión de La Antena que armé para mandar a mis contactos. En la gacetilla hay fotos combinadas y enlaces. No creo que pueda mandarte la gacetilla desde el blog justamente por haber imágenes. Si por razones de privacidad preferís no pasarme una dirección de e-mail, todo bien.
    Tu blog está muy cuidado, se nota que lo armás con mucho amor. Y no digo esto para devolver atenciones por tu comentario positivo a La Antena. Saludos.

  3. Gracias a vos por tus palabras, Raúl. Mi dirección de correo electrónico figura en el “menú” o columna derecha del blog; está linkeada a mi nombre. La transcribo igual acá: blogespectadores@gmail.com. Será un placer recibir tu gacetilla.
    Saludos cordiales, y mis mejores deseos para todo el equipo de La antena. 😉

  4. Ya con el comentario de Tim Burton, me limité a leer hasta el 2do parafo… para q no me cuentes nada más de la historia. ^_^

    Pintaba q podia ser interesante, epro honestamente no apostaba una entrada a ello… Luego de tus 2 parrafos trataré d darle una oportunidad -si el tiempo y Spiderman me lo eprmiten ^_^ -.

    Ya volveré luego d everla a leer tu reseña completa (como hago siempre luego de ver una pelicula “A ver si Spectatrice la vio, y qué opinó de la misma…”) 😉
    Besote!

  5. Ana, tengo entendido que parte de la película fue realizada en escenarios con fondo neutro, y parte en algunos rincones de la ciudad de Buenos Aires. Podés ver el making of haciendo clic aquí.

  6. De E.Sapir vi Picado Fino que me encantó (la vi 2 veces en cine, así que…).
    Con ésta la voy a tener más complicado, porque vivo en Palma de Mallorca.
    Aunque quizá cierto animal con orejas grandes me ayude en la búsqueda.
    Salutti y feliz año nuevo. 🙂

  7. Picado fino es una de las tantas películas que tengo pendientes, Galois. Debería ponerme al día, dado que La antena me gustó tanto. Queda como asignatura para 2008.
    Dicho sea de paso, feliz año. Y suerte con el servicial animalejo. 😉

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s