Monólogos de la vagina

Monólogos de la vaginaPor una razón u otra, nunca vi la adaptación argentina de Monólogos de la vagina, obra escrita por Eve Ensler y “localizada” (cómo odio esta palabra) en distintos países. En cambio, el jueves pasado tuve la suerte de enganchar en Cinemax un documental sobre la puesta en escena original: los parlamentos más destacados, la historia del show, y una serie de entrevistas realizadas a señoras y señoritas de distinta edad y condición social. ¿El resultado? La decisión de no volver a perderme la versión autóctona, cuando la repongan.

En ese caso, sospecho que será difícil evitar la comparación con la performance de Ensler. Por un lado, cómo no fijarse si la traducción al castellano conserva la chispa de ciertos juegos de palabras y de pronunciación en inglés. Por el otro, cómo observar a las intérpretes de turno sin recordar la energía y el compromiso de la autora/actriz norteamericana.

Quizás por haber escrito los monólogos, Eve (vaya nombre para la ocasión) los interpreta con todo entusiasmo y convicción. Transpira, se agita, se compenetra, se emociona al ritmo de sus propias prosa y reflexiones.

También es cierto que esta mujer se convierte en vocera de otras mujeres. Mujeres a las que ha visto y entrevistado. Mujeres que le confiaron sus recuerdos, sus temores, sus secretos, sus fantasías, sus placeres, sus deseos. De ahí la breve dedicatoria antes de empezar cada discurso. 

Probablemente uno de los relatos más conmovedores sea el inspirado en el testimonio de las víctimas de violaciones sistemáticas en los campos de concentración montados en la ex Yugoslavia durante la guerra de Bosnia-Herzegovina. El monólogo es desgarrador, tanto que el público enmudece.

En el polo opuesto, el discurso sobre el término “cunt” (algo así como “concha” en nuestro castellano rioplatense) es uno de los más cómicos, por la manera ocurrente e histriónica de abordarlo. También merecen una mención aparte las palabras dedicadas a un tal Bob, especialista en (ad)mirar vaginas.

Producido por HBO, el documental que emite Cinemax también vale por las intervenciones de Ensler fuera del escenario, ya sea como entrevistadora o como comentarista de su propio trabajo. Pero sin dudas lo que más atrae de este especial es la posibilidad de sumergirnos en una obra de teatro tan atrevida como sugerente, tan innovadora como acertada, tan valiente como comprometida y, sobre todo, tan universalmente femenina. 

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

One thought on “Monólogos de la vagina

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s