Cobertura desproporcionada

¿Arrebato demencial de un psicótico descontrolado o síntoma de una nación acostumbrada a imponerse con violencia? En cualquiera de los dos casos, el ataque perpetrado por Cho Seung-hui en la Universidad Tecnológica de Virginia adquiere un espacio de privilegio en los medios internacionales.

La sola figura de Cho Seung-hui ocupa un espacio más destacado que la guerra de Irak

Al parecer la tragedia que mató a 32 personas (33, si contamos al asesino suicida) en los Estados Unidos merece mayor atención/cobertura que una “guerra” -por no hablar simplemente de “ocupación”- responsable de terminar con la vida de más de 60.000 civiles en Irak. Vaya (des)proporción difícil de ilustrar; ¿a lo mejor un fotomontaje resulta más elocuente y revelador?