Mi pie izquierdo

La spectatrice con el pie quebradoEn Argentina la medicina se parece a veces a una lotería. Por eso un primer traumatólogo detecta en el desprevenido paciente una «tendinitis pasajera», y escasos días después otro colega termina diagnosticando «fractura por estrés». Como si se tratara de una diferencia mínima. Como si el cambio de dictamen fuera producto de un destino arbitrario y caprichoso.

Ironías a un lado, lo cierto es que desde el domingo cumplo con un riguroso reposo domiciliario que se prolongará -por lo menos- dos semanas. Pido entonces disculpas porque durante esta quincena no podré salir a cubrir estrenos cinematográficos ni teatrales. A lo sumo escribiré sobre el/los DVD/s que algún espíritu caritativo me acerque a casa.

No obstante, con la venia de mi averiado pie izquierdo, seguiré actualizando Espectadores cada día. Confío en que Internet, la televisión y los libros resulten una fuente de inspiración productiva. Por otra parte, como bien suele decirse, un tropezón no es caída (nunca tan oportuno el refrán 🙄 ).

——————-
PD. Por supuesto, quien(es) tenga(n) ganas de compartir su reseña sobre alguna película o espectáculo, puede(n) enviarla por mail. Según consta en la Política Editorial del blog, este espacio admite la publicación de posts redactados por algún visitante. En ese caso, el texto en cuestión aparece debidamente firmado por su autor, como corresponde.