Palabra de Rep

Miguel Repiso, alias RepEn una, dos, tres oportunidades, Espectadores recurrió a la obra de Miguel Repiso -mejor conocido como Rep- para ilustrar observaciones y/o impresiones de la vida cotidiana. Qué suerte la de este blog que cuenta entre sus visitantes con Ariel Martínez, responsable de haber entrevistado al talentoso dibujante, y espíritu tan generoso como para regalarnos su transcripción*.

¡Gracias, Ariel! 😀
————————————

Tanto vos como Quino tocan temas o emiten mensajes que no mueven tanto a risa sino que son tragicómicos. ¿Qué opinás al respecto?
Me siento parte de una tribu ajena a los que se hacen los cómicos o buscan el humor para hacer reír. Me siento más bien como una especie de señalador o acompañador de sentimientos por medio de mis dibujos. Mi objetivo no es provocar la risa como evasión. Mi estilo de humor es más satírico, más aguardentoso, más ácido.   

En tu libro Bellas Artes hay un dibujo de Hitler que observa el Guernica de Picasso, y que dice que siempre quiso ser un artista y no pudo serlo, pero que en cambio vivió para provocar una obra de arte. Ese dibujo mueve a la reflexión más que al humor
Sí. Ése es un chiste bastante oscuro, pero dentro de un libro que es bastante luminoso, que habla de mi amor por la historia del arte. De vez en cuando aparece una amargura como ésta que se basa en lo que pasó en realidad, que fue que Picasso le dijo a los nazis que ellos habían provocado su pintura.

¿Cómo se produce tu acercamiento a las bellas artes?
Se produce primero por el ojo, porque las obras de arte te entran por el ojo. Después empezás a digerirlas, a pasarlas por los paladares de los varios sentidos, y así es como penetra la curiosidad por esto tan maravilloso que es la historia del arte. No es que te conmueva un cuadro, sino que el cuadro te abre al artista, a la vida del artista, al período en que este artista vivió, al período anterior, al período posterior. Y así vas abriendo mamushkas hasta encontrarte con toda la historia del arte, que para mí es la verdadera historia del hombre. Así que yo ilustré eso -mi amor por las imágenes que me han conmovido- contextualizándolas y haciendo humor.

Tu libro Y Rep hizo los barrios se reeditó en 2005 ¿La reedición se debe a que cambiaron los barrios en sí o a que cambió tu forma de ver y vivir la ciudad de Buenos Aires?
Las dos cosas, aunque sobre todo cambió Buenos Aires. Cambió desde la primera edición, que fue en 1991, hasta la reedición de 2004-2005. En el medio pasaron los ’90, que cambiaron mucho los usos y costumbres y lo edilicio de Buenos Aires. Entonces yo hice un antes y un después de ese momento. Lo que dibujé en el primer libro fue el “estar en veremos” de lo que sucedería con esa mentira que fueron los ’90, la supuesta primermundialización de la ciudad. Después aguardé pacientemente a que la ciudad me dijera otra cosa. Y ese tiempo llegó después de diciembre de 2001. Finalmente empecé a trabajar en 2004 para mostrar la decadencia de aquella primera etapa.

Más allá de los cambios físicos producidos en la ciudad de Buenos Aires entre una década y otra, ¿hubo características que percibiste en forma tardía?
No hay cambios físicos en una ciudad; hay cambios humanos. Las ciudades son una construcción; son civilización; van soportando los cambios de cultura, los cambios de statu quo. Entonces, lo que más ocurrió fue que algunos personajes que ya figuraban en la versión del ’91 tomaron la ciudad en 2004. Siempre hubo gente en la calle, pero después de los ‘90 la calle se abrió como si fuera un museo humano. Entonces ahora es mucho más habitual encontrar de todo. Ése es el gran cambio de la geografía humana, y eso se ve hoy muy claramente: la convivencia entre los ampulosos y los excluídos.

————————————
*Ésta es la transcripción de una conversación telefónica que Ariel mantuvo con Rep en el contexto de una práctica radial. El texto ha sido debidamente editado en función de las diferencias de formato entre radio y blog.