Más extraño que la ficción

Más extraño que la ficciónCuántas veces la literatura habrá coqueteado con la idea de que los personajes cobren vida propia, o al menos se amparen en cierto principio de autodeterminación para liberarse de la sujeción autoral. Las artes audiovisuales también tienen lo suyo. Basta con recordar La rosa púrpura de El Cairo, cuando Tom Baxter se niega a volver a la pantalla grande, o un episodio de El inspector, cuando el recordado policía amenaza con llevar preso al insolente dibujante. Dados estos antecedentes, Más extraño que la ficción no es tan original como parece. Sin embargo, el guión de Zach Helm aborda el tema con sensibilidad y sentido del humor, dos elementos tentadores para los amantes del eterno juego entre realidad y (re)creación.

En este caso, el juego posee dos niveles narrativos: mientras el primero está protagonizado por Harold Crick, el segundo gira en torno a Karen Eiffel. Por un lado, tenemos una fábula inventada, disfrazada de cotidianeidad, y por el otro conocemos al factótum del relato pergeñado, presa de las exigencias de una industria dedicada a explotar el reino de la fantasía.

Los dos niveles se superponen; se cruzan; se enfrentan. En el fluir de esos movimientos en ocasiones paralelos, en ocasiones confluyentes radica el principal desafío de esta película. En otras palabras, hay que ver de qué manera guionista y director desarrollan un vínculo delicado -el vínculo entre escritor y personaje- sin enredarse en la intertextualidad y sin caer en la redundancia explicativa.

A grandes rasgos, el trabajo de Helm y Marc Forster sortea ambos riesgos. Si bien la introducción podría ser más breve (el conflicto tarda en llegar) y el desenlace resulta un tanto forzado (ay, el bendito happy end hollywoodense), el film presenta un ritmo ameno, llevadero, disfrutable.

El mérito es en gran parte de Will Ferrell, actor que -me permito confesar- no es santo de mi devoción pero que en esta oportunidad se luce con una actuación distinta, capaz de darle vida a un antihéroe absolutamente conmovedor. Por supuesto, también hay que mencionar a Emma Thompson, Dustin Hoffman y Maggie Gyllenhaal, cuyas interpretaciones constituyen un buen contrapreso en una historia casi unipersonal.

(Cabe preguntarse, en cambio, sobre la participación de Queen Latifah. A título personal no me parece que tenga mucha razón de ser.)

Parafraseando al célebre Luigi Pirandello, esta comedia podría llamarse Un personaje en busca de su autor. Pero, pensándolo bien, su título original es mucho mejor. Después de todo, pocas cosas tan sugerentes -e insisto- tentadoras como lo que resulta más extraño que la mismísima ficción.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

5 respuestas a “Más extraño que la ficción

  1. Es cierto que existen algunas coincidencias entre el post de Marcelo Figueras y mi reseña, Laura. Es interesante cómo el escritor argentino explota todavía más la cuestión literaria, e incluso se traslada a la vieja discusión del libre albedrío.

    En cuanto a La vida de los otros, te cuento que todavía no se estrenó en Argentina. Tu comentario suena muy alentador; tendré que esperar para saciar la curiosidad. 😉

  2. El miércoles fuimos al cine a intentar ver Queen, pero por minutos llegamos tarde, por lo tanto decidimos ir a ver esta pelicula.
    Nos gustó y nos pareció entretenida, sin leer quienes actuaban, me sorprendió la aparición de Hofmann y Emma Thompson, ya qué en la cartelera promocionan a Ferrell y no también a esos dos monstruos.
    Lo que si voy a objetar y es algo que no voy a pasar de largo, es que me molestó mucho, mas que nada porque me distraia y sentía que hace una mala calidad de edición… Y en los títulos no apareció como actor secundario… Me refiero al micrófono, estuvo en gran tiempo en la pelicula y hasta daba la sensación de que en algún momento le iban a pegar a algún actriz o actor… Que aparezca un par de veces, vaya y pase, pero que este en casi toda la pelicula… no… No se si es algo mal de la edicion, dirección, sonidista o todos o algunos, pero o contraten a un tipo que sea mas alto o que no se duerma cuando tenga que sostener el microfono 😛 😉

    De a poquito voy entrando al blog para ir conociendolo, desde ya me gusta porque como siempre, tus blogs son algo especiales 🙂
    Espero que te recuperes del pie izquierdo (Que no implica que hayas empezado el año, aunque sea Marzo, con el pie izquierdo :P)

    Salute!
    Nico

  3. ¡Nicooo! ¡Qué alegría leerte por acá! Gracias por tus palabras sobre el blog (seguí recorriéndolo nomás) y por tus deseos de pronta recuperación. 😀

    En cuanto a lo que decís sobre las apariciones de los micrófonos en las películas, es cierto que son muy molestas. En general, todo depende de cómo está cortada la copia. Por ejemplo, en el cine donde vi Más extraño que la ficción, el micrófono sólo “se infiltró” en un par de escenas. Evidentemente vos tuviste menos suerte, y el bendito dispositivo ocupó un lugar casi protagónico. Bien justificada está tu bronca. 😦

  4. Vi la película antes de ayer y quise ver si habías escrito algo acerca de ella.
    La verdad, me resultó conmovedora. Y la dupla Emma Thompson y Will Ferrell no me defraudó. En las escenas que tienen juntos se sacan el jugo…te juro que me encantaron. Y eso que son pocos minutos!
    Es más, me atrapó tanto la historia que ni me di cuenta del micrófono!!!
    Y el traje y la manzana son re Magritte!!

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s