Maracaibo al pie de la letra

Maracaibo al pie de la letra llegó a mis manos (al buzón de mi casa, en realidad) gracias a la gentileza y generosidad de los chicos de Cabana Digital. De no ser por este aporte, difícilmente habría descubierto el trabajo de un venezolano enamorado de su idioma y de su ciudad.
—————————————————

Maracaibo al pie de la letraCorrector periodístico y publicitario experimentado, Humberto Chacín Fuenmayor se tomó el trabajo de armar un álbum fotográfico sobre las distintas faltas ortográficas detectadas en avisos, graffitis y carteles varios de la llamada «tierra del sol amada». Cada imagen está acompañada por una suerte de epígrafe que señala, explica y corrige el/los error/es cometido/s, y que además desliza ciertos guiños respecto de giros idiomáticos, usos y costumbres locales.

Esta visión urbana «al pie de la letra» resulta sumamente entrañable. De hecho, las capturas visuales y textuales permiten conocer mucho más de lo que a simple vista muestran. Basta con prestarles atención al entorno y al fondo de las fotos para adivinar ritmos, sombras, aromas, rincones.

Además de mostrar retazos de Latinoamérica, (retazos desprendidos de la realidad venezolana, que bien pueden aplicarse a otros puntos de nuestro continente), el libro de Chacín Fuenmayor repasa reglas ortográficas, orígenes etimológicos, voces autóctonas. De ahí que los lectores nos enriquezcamos por partida doble: desde una perspectiva de identidad regional o nacional según el caso, y desde un punto de vista estrictamente lingüístico.

Hay quienes dicen que las cámaras fotográficas se apoderan del alma de las personas retratadas. De ser así, las 251 páginas de Maracaibo al pie de la letra han acaparado el espíritu, la esencia, el corazón de un lugar y de su gente. Y de no ser así… De no ser así, también. 😉