Río místico

Rio misticoSi los astros me concedieran la suerte de entrevistar a Clint Eastwood, me detendría especialmente en el final de Río místico. Con todo respeto, lo consultaría sobre esos últimos 10 o 15 minutos del film que exceden el verdadero desenlace de la historia, y que a mi entender resultan absolutamente innecesarios e incluso contraproducentes.

De tener esa oportunidad, aprovecharía para transmitirle mis reparos respecto de los policiales donde el asesino termina siendo el mayordomo, o cualquier otro personaje secundario con una participación mínima en el relato. “Reglas básicas del género”, me contestaría tal vez, y en ese caso me permitiría preguntarle porqué eligió filmar la novela de Dennis Lehane habiendo tantos thrillers innovadores dando vueltas por ahí.

Para evitar resquemores, también reivindicaría el manejo del suspenso, y destacaría la presencia de personajes tan ricos en secretos, contradicciones, miedos y (oscuras) convicciones. Por otra parte, querría hablar del retrato subyacente de la sociedad norteamericana: ¿responde a una intención deliberada o a cierto “azar” cinematográfico?

¿Y si entrevisto a Sean?… Es que Penn realmente se luce en la piel de Jimmy Markum. Para muestra de su talento, basta ver la desgarradora escena en el parque de la ciudad, apenas se entera del crimen ocurrido.

El resto del elenco lo acompaña un paso atrás. De hecho, si bien resultan convincentes, Tim Robbins, Kevin Bacon, Marcia Gay Harden y Laura Linney caen por momentos en el estereotipo y en cierto estancamiento.

De todos modos, al margen de esta crítica más o menos solapada, Río místico bien vale una recomendación. Al fin y al cabo, el sello Eastwood se mantiene a salvo, y quizás con suerte la sola mención de la película haga realidad el sueño de la entrevista propia.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

6 respuestas a “Río místico

  1. ay… yo quiero hablar como vos, Spectatrice!!!!… ^_^
    Voy a robarme algunas de las palabras para que mis críticas parezcan más profesionales! :p (ej: resquemores, subyacente , estereotipo , contraproducentes).
    Restaría agregarle -dirían los Simpsons-: PARADIGMA, ASCERTIVO -si así se escriben…- ^_^

    (comentario con onda HALAGADORA, OK?… no se tome solo como ironía peyorativa, POR FAVOR!)
    BESOTE!

    PD: Rio Místico la vi hace mucho, y poco recuerdo de ella… pero lo q si creo recordar es q SEAN PEAN tuvo mejores actuaciones por las q ganarse un Oscar, no?…

  2. ¡Jajaja! No sos el primero en cargarme por mi vocabulario, Demm. Pero, bueno, yo hablo/escribo así. Qué le vamos a hacer. 😳

    A mí el trabajo de Sean Penn siempre me gusta. Pero es cierto lo que decís: probablemente su papel en Río místico no sea el más destacado. Personalmente me quedo con su rol protagónico en Mientras estés conmigo, con Susan Sarandon. 😉

  3. No te cargo! Al contrario, me encanta cómo te expresás… y EN SERIO me gustaría comentar las pelis del modo en que lo hacés. Era un halago! 😀

  4. Coincido en parte con el comentario. Absolutamente en que a la película le sobran 10 o 15 minutos (la escena final del desfile, digamos). Lo mismo con respecto a las actuaciones. No tanto, en cambio, con lo de los policiales, porque el film va dando algunas pistas sobre el posible asesino. Lo del relato subyacente sobre la sociedad norteamericana no creo que sea una cuestión del azar, menos tratándose de Eastwood. No me parece casual que un policía y un cura sean quienes secuestran al personaje de Tim Robins en el comienzo de la narración. Por otro lado, se trata de Eastwood: sabemos que es propenso a algunos excesos y redundancias. Pero en general hace buenas películas.

    Un saludo

  5. A mí me pareció un poco forzada la resolución del conflicto, Lord Henry. De ahí la irónica alusión al viejo truco del mayordomo.

    En general, suelo tener ese problemas con las películas de Eastwood (debo aclarar que no vi la última dupla): me parece que prometen más de lo que terminan cumpliendo. Por suerte, existen dos excepciones a la regla: Los imperdonables y Los puentes de Madison. Ambas me resultan irreprochables.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s