Travesía ochentosa

VH1 cuenta con su versión onlineCuidado, nostálgicos irrecuperables. Prudencia cuando usen el control remoto y se detengan en VH1. Sepan que este canal se complace en reflotar videos, películas, documentales hechos durante y/o referidos a los ’80. Por lo tanto, los efectos colaterales pueden ser graves para ciertas almas sensibles. Por ejemplo, quien suscribe terminó tarareando Walk like an egyptian y preguntando por el paradero de Andrew McCarthy después de escasas horas de sometimiento catódico.

Cómo no caer en la tentación de viajar en el tiempo cuando esta emisora no sólo ofrece una programación temática, sino que además la intercala con cortos o videos acordes. Omnipresente, la referencia cronológica nos envuelve hasta absorbernos, incluso hasta convencernos de que efectivamente podemos recuperar el gusto de nuestros años púberes.

Es cierto. Primero hay que superar el estado de shock. De hecho, cuesta asimilar la aparición de rostros, vestuarios y peinados hace tiempo abandonados en algún rincón recóndito de nuestra memoria. Es cuestión de volver a familiarse con la voz aguda y los atuendos de Cindy Lauper, o con las morisquetas de Robert Downey Jr, o con los folletines adolescentes-romanticones como Pretty in pink y The breakfast club (en aquella época a esos títulos no los traducían, ¿no?). 

Después del primer impacto, la travesía ochentosa avanza sobre rieles, sin sobresaltos ni interrupciones. O al menos ésa es la sensación de quienes, amparados en la tibia melancolía, elegimos obviar ciertas deficiencias en la emisión. Por ejemplo, el recurrente desfasaje entre audio e imágenes, o la súperabundancia de material producido en el gran país del Norte.

Claro. VH1 es made in USA, así que ¿por qué pedirle peras al olmo? Además, los interesados en rememorar viejos éxitos locales pueden recurrir a los canales autóctonos Volver o Crónica Musical.

En cualquier caso, habrá que insistir en la necesidad de mantener la cautela. Eso de acusar treintaypico y caminar como un egipcio no queda nada bien.