Susanita

Después de dedicarles reseñas a Caloi, Maitena y Fontanarrosa, Espectadores no puede dejar de referirse al maestro Quino. De estos cuatro humoristas gráficos argentinos y contemporáneos, quizás sea el más crítico o ácido respecto del mundo en general y de nuestro país en particular.

Tanto se ha dicho de Mafalda, su obra más reconocida, que ya no queda mucho por agregar. A título personal, se me ocurrió reivindicar al personaje que -creo- es el más representativo de nuestra clase media: Susanita.

Susanita, fiel exponente de la clase media argentina

Aunque querible (en definitiva todos los personajes de la historieta lo son), Susanita evoca lo peor de la burguesía local: preocupada únicamente por sus intereses y por el qué dirán, indiferente a la realidad social que la rodea, pacata, prejuiciosa, chismosa, envidiosa, demagógica, intrigante, jodidita.

Según consta en algunos registros, la primera aparición de esta niña rubia de pelo ondulado y aritos perlados ocurrió el 5 de junio de 1965. A esta altura la hija única de “familia bien” tendría entonces 41 años.

Ya estaría casada, con “hijitos” adolescentes, probablemente viviendo en un country o barrio cerrado, y con casa de veraneo en Cariló o Pinamar. Fiel lectora de las revistas Caras y Gente, no se perdería ningún programa de chimentos, tampoco Gran Hermano y algún otro reality como The swan.

En caso de mirar algún noticiero, protestaría por la inseguridad, apoyaría a quienes exigen mano dura y sería admiradora confesa del Ingeniero Blumberg. Probablemente también criticaría la política “setentista” del Gobierno, y se escandalizaría ante los piquetes de Castells y los cortes anti-papelera.

Sin dudas, Susanita es un exponente irrefutable de nuestro ser nacional. De ahí su vigencia inalterada. De ahí este tributo al insuperable Quino. 
Que lo disfruten.  😉

———————————-
PD. Para ver más tiras protagonizadas por Susanita, hagan clic aquí. Y para verla a Susanita bien mayor, aquí.