Ariel Gulluni

Espiando el trabajo de Ariel GulluniAsí como meses atrás me referí a los amigos de Cabana Digital, hoy le toca el turno al blog de Ariel Gulluni. Mientras escribo estas líneas, imagino que corro el riesgo de incomodar al homenajeado. No importa. La idea de una eventual reticencia autoral no impide la intención de difundir un trabajo que sin dudas vale la pena conocer.

Con Ariel nos cruzamos en agosto de 2003 y compartimos un mismo ámbito laboral durante año y medio. En aquel entonces solíamos hablar menos de trabajo que de otros temas, por supuesto mucho más interesantes. Cómo no hacerlo con un fanático de Shakespeare, Spinoza y Foucault, que además es amante del cine y del teatro, y por si fuera poco posee un don innegable para la ilustración. 

El muchacho inauguró su bitácora en diciembre de 2005, y desde entonces expone bosquejos, experimentos, dibujos viejos y nuevos, elaborados en tinta china, lápiz, acuarela, oleo, acrílico. Los retratos ocupan un lugar importante, aunque también hay espacio para la ilustración histórica y de comic.

Los seguidores del blog nos entusiasmamos ante la publicación de cada post. Es que la actualización no es muy frecuente, y entonces la novedad vale una bienvenida por partida doble: primero porque cumple con las expectativas de renovación y continuidad; segundo porque nos permite seguir descubriendo una mirada, una pincelada, un trazo teñidos con arte y personalidad.

De ahí esta recomendación férrea. Más allá de cualquier reticencia.