Rechazo visceral

Claro que te clavo la sombrillaPerdón. Este post no es muy (nada) elaborado. Es simplemente el síntoma de una molestia silenciada, la manifestación de un hartazgo exasperado, la canalización escrita de un grito pelado.

¡No soporto más la campaña televisiva de CTI! Claro que te clavo la sombr… Ni siquiera puedo nombrarla entera.

Gracias al «hitazo del verano», ya no existe argumento capaz de convencerme de las bondades de la publicidad reiterativa, pegadiza, abusiva. De hecho, nada -pero nada- puede contra este rechazo visceral, irreversible, obstinado, hace meses engendrado, religiosa y mediáticamente alimentado. 😡