¿Mal presagio?

Hace justo una semana vi en el cine los avances de María Antonieta, película de Sofía Coppola que llegará a la cartelera porteña el jueves próximo. La primera impresión (¿la que vale?) fue desagradable. Eso de que una reina francesa «rumie» el inglés americano primero provoca escalofríos; segundo atenta contra cualquier intención de retomar una época, un lugar y un personaje en principio ajenos a la cultura estadounidense contemporánea.

Antes de toparme con el trailer, había apostado todas las fichas al nuevo film de la hija de Francis (cómo no hacerlo después de Perdidos en Tokio). Ni siquiera se me cruzó por la cabeza retractarme cuando leí sobre la -a mi juicio desafortunada- elección de Kirsten Dunst para el rol protagónico.

Sin embargo, lo del sábado pasado fue descorazonador. Échenle la culpa a un trailer desatinado, o efectivamente al anticipo de un film poco prometedor.

¿Jugamos al juego de las siete diferencias?

Para paliar los prejuicios y cierta ansiedad pre-estreno, se me ocurrió rastrear datos sobre otros trabajos que también se inspiraron en la vida de la reina decapitada. La búsqueda rindió sus frutos: por un lado, encontré una interesante reseña publicada por el diario Página/12; por el otro di con un pequeño archivo perteneciente a la fototeca de los Cahiers du Cinéma.

Allí tropecé con una captura de Marie-Antoinette reine de France, film dirigido en 1956 por Jean Delannoy y protagonizado por Michèle Morgan. Apenas la distinguí, recordé una foto correspondiente a la producción de Coppola Jr. 

El parecido me resultó sorprendente, tanto que enseguida volví a sentir escalofríos. ¿Será quizás el síntoma de un mal presagio? 🙁