Poesía arrabalera

Milongueando junto al Muro, de Edgardo TieriSi me obligaran a elegir un tango, uno solo, creo que no lo dudaría demasiado. Optaría por Los mareados. ¿La razón? La poesía del genial Enrique Cadícamo. En particular un verso muy recordado, aquél que sabe conjugar los distintos tiempos con sólo siete palabras.

Hoy vas a entrar en mi pasado.

Fíjense bien. Basta un adverbio, una frase verbal y un sustantivo para marcar la conjunción entre presente, futuro y pasado. Así, el «hoy» hace las veces de eje o pivote para que recuerdo y porvenir se interpelen, se enfrenten, se persigan, se ignoren. Como si se tratara de un proceso por momentos lineal, por momentos circular, por momentos estanco.

Además, la frase esconde un compromiso indeclinable. De hecho, aunque depositada en ese «vos» tácito, la acción remite más bien a un «yo», más precisamente a la decisión de un narrador dolido, despechado, abatido, resignado, aunque probablemente aún enamorado.

Navegando por la Web encontré que Todo Tango publicó no sólo la letra completa de Los mareados (con archivo de audio incluido), sino también la interesantísima historia de sus estrofas y un encantador perfil de Cadícamo, redactado por el erudito José Gobello. Sin dudas, una propuesta tentadora para quienes deseen acercarse a la poco difundida poesía arrabalera.