Envase mediocre

Sobre un nuevo lanzamiento en la blogósfera «vernácula»…
——————————- 

Suena un tanto pedante eso de “un envase mediocre para grandes ideas”. Alguien podría argumentar que no se trata de pedantería, sino de ironía (por lo de “las grandes ideas”). En ese caso, cabría responder que el recurso parece esconder cierta falsa modestia. En fin… Para qué molestarse cuando ésta no es la primera vez que los autores de La lectora provisoria hacen gala de su elevada autoestima.

La Lectora Provisoria, de Quintin y Abraham

Como sea, resulta raro encontrarlos a Quintin y a Tomás Abraham en la blogósfera, sobre todo en un blog caserito, perteneciente al servicio de WordPress. De hecho, cuesta menos imaginarlos a cargo de alguna bitácora respaldada por un medio «importante», llámese Clarín o La Nación.

A lo mejor sólo sea cuestión de esforzarse y de confiar en que crítico y filósofo (¿?) sabrán aprender algo sobre su recientemente incorporada herramienta de redacción/edición/publicación/comunicación. Con suerte, hasta se den cuenta de que el envase es menos mediocre de lo que parece, y de que sus ideas no son tan-tan grandes como ellos creen. 😉