La duda que carcome

Espectadores recibe todo tipo de comments: apasionados, insulsos, pertinentes, descolgados, generosos, mezquinos, aprobadores, críticos, respetuosos, agraviantes. Hasta hoy, política editorial mediante, nunca tuve dudas a la hora de publicarlos/eliminarlos.

Hasta hoy…

Comments sin publicar

Hoy, minutos antes de las 11hs AM, la herramienta de WordPress registró la llegada de dos mensajes aparentemente anónimos que revelan la supuesta identidad del culpable del secuestro de Julio López. Digo «aparentemente» porque así se verían si fueran publicados. Sin embargo, el autor de estas líneas firmó -en la casilla equivocada- como Mario Lombardo.

El denunciante no dejó dirección de mail ni ninguna otra vía de contacto. Simplemente se limitó a asociar un nombre con una acusación. 

A fines de noviembre, redacté una reseña sobre el informe especial de Telenoche Investiga, referido a las deficiencias del servicio ferroviario bonaerense. Curiosamente ningún visitante retomó el tema; pero en cambio sí hubo quien escribió para exigirles a los medios intervención en otro problema.

Como si se hubiera convertido en un espacio de denuncia periodística, esta página recibe ahora los mensajes en cuestión. Anónimos, escuetos, intimidantes, retiterativos, suenan más a vendetta personal -o, peor aún, a broma de mal gusto- que a verdad revelada.

Sin embargo, la duda queda y carcome. De ahí la decisión de publicar este post, pero no los comments. De ahí la sensación de empatía con la familia López, víctima segura de quienes osan jugar con la desesperación ajena.