En busca de Ricardo III

Hablando de la obra shakespeariana… 
—————————————–

En busca de Ricardo IIIObsesionado por Ricardo III de William Shakespeare, en 1996 Al Pacino se jugó el todo por el todo e impulsó una original versión cinematográfica a modo de análisis literario, de reflexión. Así, además de productor, hizo las veces de guionista (junto a Frederic Kimball), de director y de actor. Por si esto fuera poco, no sólo encarnó al personaje principal; también participó como narrador/entrevistador. De esta manera supo rendirles un sentido homenaje no sólo al célebre dramatrugo británico sino al mundo del teatro. 

Quizás esta vez la actuación haya sido la actividad más “sencilla”. Imaginen en cambio lo engorroso de escribir un guión que combine los ensayos y la interpretación de una pieza teatral con un sinnúmero de reportajes realizados a actores, a especialistas académicos, y a meros transeúntes de las calles neoyorkinas y londinenses. Ni hablar del emprendimiento de dirigir tamaño proyecto con aristas tan complejas y disímiles.

El esfuerzo da sus merecidos frutos. Por lo pronto, la mezcla entre ficción y documental abre paso a una lección magistral sobre Ricardo III, sobre los personajes implicados, sobre el contexto político de la obra, sobre su vigencia en la actualidad. Que conste: no por eso estamos ante una clase pesada o aburrida. Al contrario, se trata de un trabajo rico en interpretaciones, apasionado hasta la médula, hecho con el alma.

El amor por Shakespeare, por su trabajo, por la dramaturgia lo impregna todo (como prueba, basta con verle la cara a Pacino cuando llega al mítico Teatro del Globo) y es contagioso. Hasta dan ganas de presenciar y participar en el debate entre director y actores sobre lo que les sucede a los personajes o lo que representan las distinas escenas.

Por todo esto, diez años después de su realización, En busca de Ricardo III mantiene su vigencia e interés. Vaya tributo al insuperable Sir William.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

16 respuestas a “En busca de Ricardo III

  1. Coincido con tu opinión. La ví en el cine cuando salió (con Ariel, si mal no recuerdo) y me pareció muy interesante. Y eso que a mí Shakespeare no me apasiona mucho…

  2. Que loco que hoy justo se me ocurrió mirar tu blog!
    Sí sí, fue conmigo. Hace poco me maté tratando de buscar de quién es la voz con la que se inicia la película, con un texto de La Tempestad (our revels now are ended…). Si tenes algun dato, especialista en archivos, te lo agradeceré. Por ahora mis busquedas han sido infructuosas. De cualquier modo, muy buena película. Sabe arrastrar y contagiar una pasión.

    Ariel.

  3. ¡Ariel! ¡Qué bueno leerte por acá! 😀
    La verdad es que me mataste con la pregunta. No encuentro ningún dato al respecto, y tampoco recuerdo la voz en cuestión. Y lo peor de todo: ¡me contagiaste la duda!

    Lo que sí recuerdo es que los narradores “oficiales” de este documental son Al Pacino y Frederic Kimball. ¿Es posible que alguno de ellos haya sido quien dijo la famosa frase de Próspero? A lo mejor, con algo de suerte algún otro visitante de Espectadores pueda ayudarnos a resolver el intríngulis. 😉

  4. Holis muchacha, tanto tiempo!
    Nop, no es ninguno de ellos, es alguien bien british; suena, suena a Jeremy Irons, pero no creo que sea. La cita esta acompaña todas las imagenes del principio de la peli, una catedral, creo, pacino jugando al basquet, etc. Y dice asi:

    Our revels now are ended. These our actors,
    As I foretold you, were all spirits and
    Are melted into air, into thin air:
    And, like the baseless fabric of this vision,
    The cloud-capp’d towers, the gorgeous palaces,
    The solemn temples, the great globe itself,
    Yea, all which it inherit, shall dissolve
    And, like this insubstantial pageant faded,
    Leave not a rack behind. We are such stuff
    As dreams are made on, and our little life
    Is rounded with a sleep.

    Las últimas líneas, un clásico. Besos!

  5. ¡Qué rápido lo encontraste! Mirá, la verdad, no lo creo. Si podés, hacé la prueba. Para mi no es la voz de Pacino ni a palos. Creo que si hay algo que Pacino no puede camuflar es la voz, lo delata a la legua. Seguiremos buscando. Tenes que ver Campanadas de Medianoche (aka Falstaff) de Welles.

  6. Siempre recuerdo tu recomendación de Campanadas de Medianoche, Ari. Voy a ver si puedo conseguirla en algún lado.

    En cuanto al dueño de la misteriosa voz, habrá que esperar a que algún canal se digne a proyectar En busca de Ricardo III. Me comprometo a prestarles atención al tono y al acento, y a fijarme en los créditos. Ojalá así podamos resolver el misterio. 😉

  7. ¡Gracias, Ariel! Te aviso cuando vaya a darme una vuelta por la Av. Corrientes, al flamante inmueble. Así te hago una breve visita y, si las tenés a mano, paso a buscar las pelis. 😉

  8. Quisiera saber ¿cuál es la denominación que Al Pacino y los especialistas que entrevista dan al ritmo con que se debe actuar a Shakespeare?

  9. Pentametro yambico. Es la estructura del verso blanco; pero siempre está ahi para romperse. Interesante y largo. 🙂

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s