Hedionda Buenos Aires

El Obelisco, superado por la basura y el hedor“Algo huele a podrido en Dinamarca”, dijo el tantas veces citado Hamlet en referencia a la corrupción instalada en el Castillo de Elsinore. Sacada de contexto, la frase shakespeariana bien puede aplicarse a nuestra Reina del Plata, esta vez no en un sentido metafórico sino estrictamente literal. Delicias del verano, las altas temperaturas liberan olores que el invierno suele esconder o disimular. ¡Pero atención! A no echarle la culpa al cambio de estación, sino a ciertas costumbres porteñas, verdaderas responsables del fatídico hedor.

Así es nomás, la realidad es matemática. Basta con sumar, y las distintas ecuaciones resultan inobjetables.

Primera ecuación
Caca de mascotas en la vía pública + basura arrojada y acumulada en los desagües y alcantarillas + bolsas con residuos sacadas a destiempo + proliferación de puestos de comida sin la habilitación correspondiente + espacios verdes convertidos en baños públicos = conducta urbana que viola olímpicamente reglas básicas de higiene y de convivencia ciudadana.

Segunda ecuación
Servicio de limpieza y de recolección deficiente + histórica contaminación de napas de agua + total abandono de terrenos baldíos + ausencia de una política de educación/concientización respecto del cuidado del medio ambiente = conducta gubernamental que ignora y/o pasa por alto exigencias relativas al bienestar público y común.

Olor a fritanga, a lácteo vencido, a fruta podrida. A mierda, a despojo, a bicho muerto. A basural, a Riachuelo, a “Cinturón Ecológico” (vaya eufemismo). Así huele hoy nuestra Buenos Aires. Cada vez menos “misteriosa”, según la pluma de Mujica Láinez. Cada vez más hedionda, según pasan el verano y nuestro malogrado tiempo.

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

6 thoughts on “Hedionda Buenos Aires

  1. Es una pena. Sólo estuve en Baires una vez, en el verano de 2002-2003, y sólo tengo bellos recuerdos de esa visita.

    Mi hermana Lilia, que actualmente vive allá, constantemente se queja de ello… y yo no le creía :-S

    Ojalá tus palabras puedan lograr algo positivo al respecto, Spectatrice.

    Un abrazo.

  2. Ojalá, Pati @-;–. Como bien decís, es una pena.
    Tenemos una linda ciudad, y no sabemos cuidarla como es debido. Lo más triste es que la responsabilidad no es exclusividad del Gobierno, sino también de la ciudadanía. Y lamentablemente los porteños suelen ser poco afectos a las reglas de higiene y convivencia más básicas.

  3. Coincido con vos Spectatrice…a que no solo es una responsabilidad del gobierno. Sino a las malas costumbres que nos caracterizan a los porteños. Una ecuación con olor a mierda. “Something in the air”…olor a basura.

  4. Si transitás otras lindas ciudades como CONCORDIA, MENDOZA, SAN MARTIN DE LOS ANDES, ( todas del mismo país).. llama la atención ( por lo menos a mi) la limpieza que tienen y como esa limpieza lleva al porteño visitante ( tan sucio por naturaleza) a mantener limpio el espacio público.. Que desafio cambiar la manera de ser de un habitante ( el porteño) pero ante esto, que importante sería que alguien lo haga..

    ¿ Cada vez menos o cada vez peor el gobierto porteño se hace cargo de la basura ?

  5. Totalmente, Marian. Todo un desafío. 😕
    Contrariamente a lo que contás, el porteño parece trasladar su mugre a la costa. ¿Será que siente que las playas bonaerenses son una extensión de sus dominios?

    Hace poco estuve por aquellos lares y observé que, a medida que iban llegando los turistas capitalinos, la arena amanecía con más papeles, botellas vacías, apósitos y pañales sucios. Es cierto: no había ningún tacho en las inmediaciones, falla de los municipios responsables.

    Sin embargo, lo que más me amarga es constatar que las personas no tienen una mínima conciencia de la contaminación que están provocando. Evidentemente no les funciona ningún reflejo que les haga decir “pucha, llevo una bolsita de nylon donde guardar los residuos para después tirarlos en el lugar apropiado”. Nada.

  6. Hace poco en viaje por el sur.. en todos lados hay carteles que dice “VUELVA CON LA BASURA EN UNA BOLSA” pidiendo que si uno pasea por un parque nacional. por una playa, por un bosque, la basura que genera.. no la deje en ese lugar sino que lleve una bolsita y la traiga consigo hasta el primer tacho que ves..
    BARBARA IDEA, pero.. lo primero que pense fue.. que seria de estos carteles, EN LA CALLE FLORIDA !!!

    Educar.. que tarea. no ?

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s