Caloi en su tinta

Caloi en su tintaEs bueno saber que Caloi en su tinta se mantiene al aire aún cuando sea en Canal 7, emisora estatal ignorada por la mayoría de los televidentes. Aún cuando le hayan asignado los viernes de 20 a 21hs, franja horaria poco favorable en términos de captación de audiencia. Así y todo, el programa conducido por el creador de Clemente nos salva del tedio generalizado, del déjà vu permanente, de la mediocridad enlatada. El refugio está ahí, al alcance de la mano.

Ante la omnipresencia de Disney Channel o de Cartoon Network, esta propuesta de una hora semanal es como un oasis en el desierto. Al menos permite recordar -o, en caso de ignorarlo, descubrir- que los dibujos animados no se circunscriben al «maravilloso» (¿?) mundo inventado por don Walt, por el estudio Hanna-Barbera o por símiles compañías dedicadas a explotar el nicho del entertainment infantil.

Ante esta observación, alguien podría esgrimir que los cortos difundidos por el humorista Caloi apuntan a espectadores adultos o al menos bastante creciditos. Ante tal argumento, deberíamos preguntarnos porqué los medios (y muchos padres) suelen confundir la categoría dibujos/cuentos «para niños» con la característica dibujos/cuentos «ñoños».

Sin dudas, este programa no sólo es apto para todas las edades, sino que ofrece una buena oportunidad para mostrarles a nuestros hijos que existen otros personajes, otras historias además de los que suelen ver en los canales  globalizados. De hecho, hay para todos los gustos: desde dibujitos clásicos creados en Estados Unidos (Betty Boop, Popeye, el gato Félix, los primeros pasos de Mortimer) hasta pequeñas obras de arte provenientes de Canadá, Australia, Checoslovaquia, Polonia, Suecia, Dinamarca entre otros países.

A esta propuesta le debo el placer de haber visto La princesa insensible, corto filmado en 1984 por el francés Michel Ocelot, que echa por tierra cualquier cuento de hadas convencional. Hallazgos como éste explican porqué uno se alegra apenas descubre que, aún con viento en contra, Caloi en su tinta se mantiene incólume en la pantalla chica argentina.