Recreo

Recreo para la spectatriceEs típico. Se acerca fin de año y solemos tener la sensación de que el trabajo, el estudio, los festejos, las despedidas van a terminar consumiéndonos antes del emblemático 1/1. Como si la cuenta regresiva fuera absoluta y definitiva. Como si nos sintiéramos incapaces de llegar a ese último brindis que nos invita a volver a foja cero, a barajar y dar de nuevo.

Ante estas circunstancias, pocas cosas tan recomendables como tomarse un recreo, aunque sea breve. De hecho, qué mejor que escapar de la vorágine urbana y laboral, refugiarse en algún lugar tranquilo y respirar aire puro, energizante, reparador.

Hacia allá parto en cuestión de minutos, y allá me quedo escasos días. Mientras tanto, dejo a Espectadores en manos de quienes tengan ganas de seguir aportando comentarios. Por supuesto, en cuanto regrese, retomo el ritmo habitual de redacción, publicación y moderación.

Un saludo afectuoso para los fieles visitantes de este blog.
Hasta prontito. 😉