Algo habrán hecho

Algo habrán hecho por la historia argentinaTengo algunos pequeños reparos en cuanto al trabajo de Felipe Pigna y otros más grandes respecto de Mario Pergolini. También debo admitir que, por su programación habitual, Telefé nunca fue un canal santo de mi devoción. Sin embargo, estas condiciones en principio desfavorables no logran quitarle mérito a Algo habrán hecho*, producción «histórica» no sólo porque busca desmenuzar el pasado de nuestra Argentina sino porque sienta precedentes en nuestra televisión vernácula.

Primer precedente. Esta miniserie periodístico-ficcionalizada rebate las «verdades» de la historia oficial, promocionadas hasta el hartazgo por los manuales escolares y los grandes medios de comunicación. Sin dudas, la propuesta de Pigna y Pergolini cuestiona -cuando no invalida- los (pseudo) conocimientos incorporados en la infancia (un aplauso para Billiken y Anteojito) y a veces sostenidos en plena adultez (gracias a la férrea dedicación de los periódicos La Prensa o La Nación).

Segundo precedente. La televisión local se anima a «jugar» con una expresión trístemente célebre, vinculada con nuestro pasado más reciente. Sin dudas, la decisión de retomar la famosa frase** no es inocente. Tal vez sea una manera de deslizar que la historia presentada en pantalla no es la historia que escriben (e imponen) los que ganan.

Tercer precedente. Pigna y Pergolini demuestran que hablar de Historia no tiene porqué ser aburrido. Al contrario, la combinación de tareas periodísticas (exhibir copias de documentos oficiales, presentar mapas e infografías, citar fuentes) con elementos de ficción (recreación de lugares, participación de actores que encarnan a personajes, inclusión de micro-historias guionadas) genera un producto original, rico, dinámico, atractivo.

Por supuesto, también existen aspectos criticables. Por ejemplo, los problemas de modulación de Pigna (a veces habla muy rápido y «se traga» las palabras), una reconstrucción de época por momentos rudimentaria, y cierto desnivel en la interpretación actoral. A título personal, podría agregar que siento escozor cuando aparecen los auspiciantes del programa, empresas históricamente asociadas al statu quo que aquí se pretende cuestionar. 

No obstante, ante un balance final, los reparos pierden consistencia y Algo habrán hecho se afianza como una de las propuestas más osadas e interesantes de nuestra temporada televisiva 2006. Todo un hito para quienes sentimos curiosidad por esta inusual manifestación de revisionismo catódico.

————————
* Aunque el título completo es Algo habrán hecho por la historia argentina, la promoción del programa insiste en el título convenientemente apocopado.

** La famosa frase sirvió para justificar la desaparición, tortura y muerte de hombres y mujeres durante la última dictadura militar. «Algo habrán hecho» o «por algo será» se convirtieron en algunos de los dichos más revulsivos proferidos por los responsables del eufemístico Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983).