Here and now

Aqui y ahoraAquí y ahora. Éste es el título que Ellen DeGeneres eligió para su unipersonal teatral emitido por HBO Plus durante el mes de noviembre. Éste es también el marco espacio-temporal de un monólogo acertadamente contemporáneo y universal que se ríe de nuestra sociedad posmoderna, y de quienes la integramos. Con un speech ocurrente y ameno, la comediante norteamericana comparte sus observaciones sobre la convivencia con los medios, la tecnología y nuestros pares. El resultado: una hora de entretenimiento inteligente, con la combinación justa entre espíritu crítico y buena onda.

Básicamente el espectáculo de DeGeneres puede analizarse en dos sentidos: el discursivo y el interpretativo. Por un lado, el hilo conductor de la dispersión («procrastination») permite el desarrollo de una ponencia ecléctica, que salta de tema en tema: los celulares, los programas de TV, los productos enfrascados/empaquetados, los espectadores molestos, los baños públicos, los papelones en la vía pública. De esta manera, asistimos a un patchwork de situaciones que -de una u otra manera- aluden a episodios reconocibles de nuestra vida cotidiana.

Por el otro, la expresividad de la actriz permite que la sucesión de anécdotas trascienda las fronteras de la oralidad. Dicho de otro modo, no sólo la vemos «contar» sus peripecias; también la vemos «vivirlas» (habrá que suponer cierta formación en el terreno de la mímica por parte de la comediante).

Sin dudas, el trabajo está muy bien cuidado en ambos planos. De hecho, sola en medio del escenario, la animadora sabe mantener la atención de su público, tanto de quienes presencian el show en vivo como de quienes lo seguimos por televisión.

Como buena profesional del humor, DeGeneres también sabe reírse de sí misma. De ahí que en la introducción de su monólogo se permita ironizar acerca del lugar que ocupa en el imaginario colectivo, por ser una de las primeras profesionales del show business en haber blanqueado su condición sexual. Pero atención: la comediante tiene el tino de evitar que esta (¿obligada?) alusión se convierta en eje central del unipersonal, lo cual la protege de cualquier sospecha que acuse oportunismo y/o facilismo.

Por la pertinencia de sus observaciones, por la versatilidad de su protagonista, Here and now puede ser visto más de una vez. Ventajas de la TV, que el espectáculo en vivo no puede brindarnos*.

———————————–
* Consuelo tonto si los hay, pero igualmente válido ante la imposibilidad de darse una vuelta por el gran país del Norte para ver el show en vivo.