Edgardo Antoñana

A falta de foto oficial, foto caseritaComo la mayoría de los noticieros y los canales de noticias nacionales (¿e internacionales?), Todo Noticias (TN) se destaca por un tratamiento chato, monocorde, casi indiferente de la actualidad. De hecho, la falta de relieve permite que podamos saltar -sin el más mínimo reparo- entre un caso policial aberrante, un acto de gobierno intrascendente, los resultados de un partido fútbol, el informe meteorológico y un jugoso chisme de espectáculos.

Apremiados por la vorágine informativa, la mayoría de los presentadores de piso recurren a los típicos lugares comunes para intercalar las coberturas de los distintos cronistas. A veces, cuando las circunstancias lo permiten, le echan mano al chiste fácil que pretende buscar la complicidad o al menos la simpatía del televidente. En ocasiones más graves y/o serias, optan por la mirada adusta, el juicio severo y/o el reclamo estridente.

Entre tanta rutina catódica, Edgardo Antoñana se destaca por la pertinencia de sus acotaciones, por su riqueza de vocabulario, por su tono mesurado. A diferencia de muchos colegas malhablados, este conductor de perfil bajo tiene siempre la palabra justa, el comentario atinado, la perspectiva necesaria.

Sin comentariosNo se trata de un periodista estrella ni de una diva televisiva. Será por eso que su contacto con quienes estamos del otro lado de la pantalla resulta amable, sensible y genuino. Valores que la caja boba, y especialmente los canales de noticias, se olvidan de transmitir.

En el sitio de TN, los datos sobre la cobertura de Antoñana brillan por su ausencia. No figuran ni su foto ni su espacio de 14 a 17 hs. No importa. Por suerte, para reivindicar nombres injustamente ignorados, siempre estará este blog.