A pura maldad

La madrastra BetteNavegando por los mares virtuales de Internet, di con una vieja nota del diario español El mundo sobre los diez peores villanos británicos del milenio, elegidos por los mismos ingleses a pedido de la BBC. Inspirada en el artículo, se me ocurrió armar un repaso de “los malos más malos” del cine. Como de costumbre, se aceptan correcciones y sugerencias.

Los veteranos
Apenas empiezo a hacer memoria, los recuerdos de infancia rescatan el nombre de los malvados que más me asustaban en aquel entonces: el vigilante gordo y barbudo (Tom Wilson) de muchas películas de Chaplin –El pibe por ejemplo-, el cínico y megalómano Lex Luthor (Gene Hackman) en Superman, el achinado emperador Ming (Max Von Sydow) de Flash Gordon, y la madrastra animada de Cenicienta con rasgos de la arpía por excelencia, Bette Davis.

Aunque nunca fui fanática de la saga intergaláctica pergeñada por George Lucas, no puedo dejar de mencionar al oscuro Darth Vader. Por suerte, La venganza de los Sith permitió entender el porqué de tanto resentimiento, y entonces supimos disculpar el comportamiento del oscuro caballero.

Por otra parte, una mención especial para el malo más simpático de todos los tiempos, o al menos de mi niñez: Sigfried (Bernie Kopell), el archienemigo del igualmente inolvidable agente 86.

Carne de diván
Maldad patológicaDe la adolescencia en adelante, los villanos no sólo causan miedo, sino también rechazo, aversión, angustia y demás síntomas dignos de una buena terapia. El primero en disparar distintas lecturas freudianas es Freddy Krueger con sus recurrentes pesadillas (pensar que el actor Robert Englund hacía de lagarto bueno en V). Y si hablamos de sueños pesados, nada peor que los inspirados en aquel tiburón asesino, terror de la costa californiana.

Ahora bien, cuando la maldad se convierte en perversión, los prototipos se multiplican. Tenemos entonces al padrastro Edvard Vergerus (Jan Malmsjö) de Fanny y Alexander, al hermano despiadado Woo-jin Lee (Ji-tae Yu) de Oldboy, a la despechada Alex Forrest (Glenn Close) de Atracción fatal y al inescrupuloso dúo conformado por Sébastien de Valmont (John Malkovich) e Isabelle de Merteuil (otra vez, Close) de Relaciones peligrosas.

Los pintorescos
Después de los monstruosos y perversos, vienen los malos más originales y/o sugestivos. Esta categoría incluye a personajes tan disímiles como el mismísimo diablo -Louis Cyphre- que Robert De Niro compuso para Corazón satánico, el inescrupuloso y corrupto doctor Cureta (Gianni Lunadei) de La clínica del Dr. Cureta, la tirana Mrs. Tweedy (con voz de Miranda Richardson) de Pollitos en fuga, y el celoso Yago (Micheál MacLiammóir) en el Otelo de Orson Welles.

Inconfundible bastón de Louis CypherPor último, están los villanos del mundo del hampa y/o de la mafia (en este momento pienso en el desagradable Jackie Boy de Benicio del Toro en La ciudad del pecado), y los de la mismísima policía (por ejemplo, el envidioso inspector Denis Klein de Gérard Depardieu en El muelle).

Evidentemente, los canallas no perdonan género, estilo ni procedencia. Y está muy bien. Después de todo, ¿qué sería del cine sin su saludable presencia?

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

7 respuestas a “A pura maldad

  1. Hola amigos, simpáticas remembranzas eso de los “malos” cinematográficos, y uso esa palabra remembranzas porque evidentemente cada día es mas difícil en el Cine separar buenos de malos, nos hemos habituado a que los ahora malos modernos nos son presentados con todas lar razones que los impulsan y las explicaciones pertinentes al porqué de su maldad o psicopatía. No digo que este mal , pero !que tiempos aquellos en que el cine mostraba malos-malos y buenos-buenos.!
    Creo que con la llegada a la etapa madura del arte que es el cine, se perdió la inocencia (ignorancia?) en el tratamiento de las historias, lo cual hace todo mas complicado.A propósito de inocencia y este tema, me viene a la mente el extraordinario personaje que Scorcesse crea para Winona Ryder en La Edad de la Inocencia, !Dios mío que mala es ella!!! que manipulación tan magistral se logra bajo un rostro angelical (su mejor actuación a la fecha). Eso si , ella lo hace por un elemental sentido de preservación de status familiar y social , un arte sutilmente manejado por generaciones de mujeres de la alta sociedad a la que ella pertenece para mantener sus hombres en el redil y de paso el omnipresente mundo de las apariencias.
    La delgada línea que separa el bien del mal en ciertas ocasiones es ahora el leit-motiv de gan parte del cine actual.Me refiero al de mas calidad, en las películas hechas en serie para entretenimiento (o embrutecimiento?) de la juventud se conserva mejor el viejo esquema , pero obviamente eludo en lo posible verlo, menos comentarlo.
    Malos del cine……. vistos como rostros prestados por actores en algunas interpretaciones…..no puedo dejar de pensar primero en Bette Davis, George Sanders y Clifton Webb (los dos son la escencia misma del cinismo), Jeanne Moreau en La novia vestía de Nego (se comentaba que encaró el personaje como una Bette Davis en conserva),Louise Fletcher en Atrapado sin salida (aún hoy la odio).Eleanor Parker como la baronesa en la novicia rebelde (extraño, cuando niña la detestaba ,posteriormente comprendí mejor sus razones ante la sosa de Julie Andrews que para ella es la “mala” de verdad, la usurpadora, la mosca muerta, la perfecta y pretenciosa sirvientilla que aspira al trono que le pretenece por derecho,o sea la maldad dependería del punto de vista,je-je)
    Christopher Lee recreó seres malévolos impresionantes , heredero directo de Bela Lugosi, Lon Chaney, Boris Karloff , puso su shakespeareana formación al servicio de personajes bien elementales pero de efectiva presencia en las pesadilla infantiles de los 60’s. y 70´s.
    La maldad ahora se ha metamorfoseado en otras variantes como la intolerancia, la injusticia , la fialdad o insensibilidad ante los sentimientos o sufrimientos ajenos ya sean personales o colectivos , los abusos del poder , la perversión y riesgos de un mundo mecanizado o computarizado (anticipada en Metrópolis, luego en 2001,Odisea del espacio y puesto al día por Godfrey Reggio),y sobre todo la falta de solidaridad humana que muchas veces es el gérmen de la soledad y causante a su vez de que nos causemos daños irreparables.La maldad en estos casos vista como producto social adquirido, nunca heredado ni intrínseco a la condicion humana, los malos que se hacen, no nacen.
    Malos hay muchos bajo la máscara de la bondad y a veces hasta de la caridad, cierto cine normalmente se limita a mostrar, nosotros interpretamos o ponemos nuestras propias sensaciones o experiencias bajo las imágenes que se nos presentan. Otro cine, mi preferido, te lo presenta ya digerido y pasado por el tamiz de la visión que el guionista o director le han impreso, lo que para mi lo convierte en obra de arte personalizada y única, podemos aceptarla o rechazarla, pero sería dificil obviarla.
    La maldad de Los siete Pecados capitales en la psicopatía de Kevin Spacey es perfecta , tanto o más que Hannibal Lecter, lo escencial, la ausencia de culpabilidad, la pureza malévola, el triunfo absoluto de la razón (su razón) sin lastres sentimentales sobre la moral (nuestra moral).Shirley Temple no lo entendería.Definitivamente.
    La muerte en El Séptimo Sello de Bergman me cautivó durante mucho tiempo, no es malo y sin embargo me aterra , el Satan que se visualiza en la Pasión de Mel Gibson lo logró otra vez , magistral.
    No me interesa la maldad de pacotilla (la del arrepentimiento). Malo es malo hasta el final como el bigotón en las joyitas de Chaplin que mencionaste o la genial Malvada Bruja del Este del Mago de Oz.
    !Ufffff, son tantos que se me confunden!!!!! no me llegan a la mente en este momento todos los grandes malos pero espero que algunos complementen la lista que cada quien tiene en su propia memoria.
    Eso si, una advertencia, JAMAS se podrán comparar a los malos que padecemos y hemos padecido a través de nuestra historia y en esta vida real. !!!esos sí son malos de verdad!!!!!!
    Saludos
    Dinorah

  2. Ya se que mis ultimos posts son puro chisme de vieja, pero… alguien sabía que el inolvidable Dr. Cureta existió realmente?
    Meiji, autor del original Cureta de las historietas, se inspiró (copió sin tapujos) al fundador de la Clínica Santa Ana del barrio de San Isidro.
    Gracias a Dios este tipo ya se murió y por lo tanto hay menos inescrupulosidad en esta clínica, aunque sigue siendo el centro de saludo con mayor cantidad de denuncias por mala praxis de América Latina.
    Hace poco estaba con un amigo que ya cumple sus 60 años y que conoció al verdadero Cureta (me recordó el nombre del verdadero pero se me volvió a escapar) y, volviendo de atenderse en la Clínica, confesó extrañar al corrupto e inescrupuloso fundador de la misma… los nuevos parecen no ser mejores!

  3. ¡Muy buena la lista, Dinorah! La verdad es que no alcanza este espacio para enumerar a los malos del cine. Pero bien vale la pena este esfuerzo por recordarlos. 😉

    Sergio, una vez más, quedo pasmada ante la información surgida de tus contactos. No sabía que el Dr. Cureta estaba inspirando en un médico en particular. Ojalá el nefasto personaje sólo hubiera representado a una sola persona, y no a un perfil de “profesionales” tan presentes en nuestro deficiente servicio de salud. 😦

  4. Dinorah, nunca nos abandones! tus posts son cada vez más ricos y acertados.
    Spectatrice: Como todo “personaje”, Cureta debe tener elementos de otros médicos también, o de otros jefes, o de otros dueños de empresa… Cureta es todo eso y mucho más… Pero si, aquel que alguna vez fundó aquella clínica no sólo fue el inspirador sino que mas tarde, en la época de la revista Humor, se hacía llamar así por sus íntimos, jeje… triste? no tanto como que Cureta sea confundido con todo un perfil de profesionales tan presentes en nuestro deficiente servicio de salud, no?

  5. Hola amigos:
    De verdad una lista muy incompleta fue mi aporte, retazos que me llegaron de pronto.Pero….se hace lo que se puede.
    Sergio…tenía dias por agradecer tu gentil opinión pero a la vez esperaba mas personas con sus listas y de paso la tuya, pero por lo que se ve los “malos” no son tema o solo les basta con leer la prensa.
    Igual entre Spectatrice y tu lograron picar mi curiosidad con sus chismes del Dr. Cureta. No vi la película pero ya alguien se ofreció graciosamente a conseguirmela en video en Argentina.
    Saludos y besos
    Dinorah

  6. La clínica del Dr. Cureta es muy buena, Dinorah. También en algún sentido es muy argentina, incluso muy porteña, pero supongo que vas a disfrutarla igual. En algún momento voy a dedicarle una reseña. Te invito a dejar un comentario cuando aparezca el post y, por supuesto, después de que hayas visto el video prometido. Va ser interesante conocer tu opinión. 😉
    ¡Saludos!

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s